56955
Artísticamente tierno y encantador

Artísticamente tierno y encantador
Artísticamente tierno y encantador

Sub Pop / 2014

Artista(s)

Avi Buffalo

06/Oct/2014

Hay algo tan puro en el indie pop más básico que resulta encantador; algo que no es difícil identificar, pero sí es complicado definir, si no, ¿por qué existe un público tan enamorado de bandas como Belle & Sebastian? Tal vez sea debido a la bien conjugada mezcla de inocencia y naturalidad.

Esta introducción al tema funciona como antesala de lo que se puede encontrar en Avi Buffalo si se presta un poco de atención, banda que conserva y expone en su segundo disco, At Best Cuckold, ese encanto elemental del pop que es imposible no disfrutar.

Avi Zahner-Isenberg, el centro detrás del proyecto, apenas rondaba los 20 años cuando su disco homónimo vio la luz en el 2010. Su alma inocente fue pieza clave para el encanto de Avi Buffalo, algo de lo que no carece At Best Cuckold. Es a través de la música y letras que Isenberg muestra una dulzura sutil y encariñada con el bien y la inocencia; incluso llega a ser como aquel Elliot Smith más artesanal que jamás existió en algunos ratos dulcemente nublados como "She Is Seventeen".

Cabe destacar que Isenberg ha educado ese falsete nervioso y ahora se percibe una voz aguda pero tímida, entrecortada y deliberada, que acompaña a una guitarra eléctrica que a pesar de ser guía de algunas de sus mejores canciones ("So What"), ha cedido espacio a los teclados, órganos y alguno que otro sintetizador.

Más inteligente aún, Isenberg esquiva con excelso talento zonas como el más empalagoso twee o las creaciones insulsas y aburridas. Escondida sin vivos aparentemente visibles, en el corazón del álbum se encuentra una belleza titulada "Overwhelmed With Pride", cuya voz natural destaca en un hermoso pasaje de fondo acústico que respalda una conciencia con ligeros toques de jazz compuestos por trompetas y delicados acabados en piano.

"Oxygen Tank" es otra pieza que deja claro el crecimiento artístico del autor, además de ser la pista más larga de disco; un recorrido que va de la melancolía hacia un final psicodélico, casi al borde del llanto, no obstante, un cambio de dirección conduce a a un solo de guitarra presumible de virtuoso.

La mayor fortaleza de At Best Cuckold es la fuerza para mantener vivo un registro que aparentemente se percibe sin mucha energía cinética, respaldado por una visión artística con mucha vida. Una vertiente del pop bastante olvidada actualmente, a la que se añade algo de magia particular.

No es una revista, es un movimiento.