Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

112232
alt-J — Relaxer

6

alt-J
Relaxer

Infectious Music y Atlantic Records / 2017

Artista(s)

alt-J

Roy
Rojas @NOSSTROMO

15/Jun/2017

La chapuza británica de la década actual.

Alguien pensó que era buena idea decir que alt-J podría convertirse en Radiohead con el paso del tiempo. Le dieron el Mercury Prize por su álbum debut y la banda comenzó a creerse importante, tanto que bromeaban diciendo que ellos estaban haciendo un mejor trabajo que los de oxford en sus primeros años. En 2012 la competencia por este premio era poco atractiva (Jessie Ware, Lianne La Havas, Django Django) y lo que sucedió después es una broma que terminó convirtiéndose algo “kafkiano”. alt-J no ha entregado una grabación trascendente, que perdure ni marque tendencia; algún himno o tema clásico. Autodescritos como folk, electrónica y hip-hop, estos chicos de Leeds han vendido muy bien su marca, su nombre está en el tope de los festivales, pero su huella apenas se distingue.

Cinco años después de An Awesome Wave, el trío -que originalmente era cuarteto- tiene un nuevo disco, Relaxer, con la misma historia que sus predecesores: una retahíla de composiciones que parece no tener pies ni cabeza, con destellos de su folktronica y su experimental sonido que puede ser sorprendente como en “Deadcrush”. Sin embargo, su inquietud por explorar diversos ritmos y atmósferas se vuelve contraproducente. Un café descafeinado.

alt J_entrevista

Los ocho temas de Gus Unger-Hamilton, Joe Newman y Thom Sonny Green deambulan sin narrativa ni estética propia, podrían ser una compilación de lados b. “Adeline”, “Hit Me Like That Snare”, “In Cold Blood” (una aventura visual muy similar al inicio de No Country For Old Men de Los Hermanos Coen) y “3WW” (cuyo video fue rodado en San Miguel de Allende) son piezas desiguales e interesantes al mismo tiempo, algunas más atractivas que otras, pero que en conjunto no suman una experiencia única.

La composición ha destacado en su trayectoria por su ensamblaje arriesgado, pero en Relaxer la han dejado olvidado y aquello que los distinguía y les hizo creer que podrían ser mejor que Radiohead ha quedado sepultado. No así sus soporíferos temas lentos que insisten en agregar y así romper el ritmo, como “Last Year” o “House Of The Rising Sun”.

El arte del álbum, así como un juego interactivo que está en su sitio -que consiste en recorrer pasillos para ver algunos videos y fotografías- fue creado por el artista japonés Osamu Sato.

Brillaba en el horizonte lejano, cuando parecía que Inglaterra tomaba de nuevo la reinvención de la música, pero fue agotando su luz… se mostró lo que había sucedido: una sobrecarga en energía quemó su futuro. Eso es alt-J.

Escucha Relaxer a continuación:

Sigue a alt-J en su Facebook oficial.

No es una revista, es un movimiento.