93178
3OH!3 – Night Sports

8

3OH!3 – Night Sports
3OH!3 – Night Sports

Warner / 2016

Artista(s)

3OH!3

03/Jun/2016

3OH!3: de noche, deportes y otras historias.

La fiesta: eso que los jóvenes disfrutan y los viejos añoran. Cada generación ha tenido su soundtrack. Mientras nuestros padres usaban el rock & roll y nuestros hermanos mayores se dedicaban a romperse la cadera en la pista con house y electropop, esta generación prefiere el sonido del rap, sobre todo si lo mezclan con música electrónica y melodías “poperas”. De la mezcla de esos géneros se formó, en 2004, 3OH!3. Desde su fundación, este dúo integrado por Sean Foreman y Nathaniel Motte se ha dedicado a lanzar éxitos y a sonorizar esta película generacional llamada millenial.

Después de tres años de espera, los originarios de Colorado acaban de lanzar su nuevo material discográfico titulado Night Sports. Lo primero que viene a la mente al escuchar un disco con el título “Deportes Nocturnos” es, precisamente, la fiesta y todas sus consecuencias: alcohol, baile, sexo, risas, buenos tiempos. Esto pone la vara muy alto. Si algo sabe hacer esta juventud es “fiestear” hasta morir.

El álbum no decepciona. Como dije al principio, 3OH!3 agregó rap a su ya exitosa mezcla de electrónica y pop, dejando atrás esos tiempos en los que cantaban Katy Perry o Kesha. Desde la primera canción, “Fire In Heavens”, el beat te pone a bailar. Esto se repite en “Hear Me Now”, la cual se mete aún más en el rap e incluso se convierte en una pieza más apegada al trap, pues el ritmo es un poco más lento y pesado. Como si de el fin de una trilogía se tratara, “Mad At You” complementa muy bien a las primeras dos, agregando voces melódicas al combinado.

Hasta aquí todo parece ir bien. Los tres primeros tracks dan a conocer todas las caras del dúo: locura, irreverencia, talento, experimentación. Desgraciadamente, a partir de aquí todo parece igual. Con algunas excepciones como “7-11” o “My Dick” -que según la página allmusic.com, se trata de “una versión porno del ghetto-tech” y creo que no existe otra forma mejor de describirlo-, el resto parecen copias de las primeras tres, como si a medio trabajo se decidiera ya no correr riesgos y clonaran su propia música.

A pesar de todo, la placa cumple su cometido principal ya que no importa si empiezas por la primera melodía o lo pones en aleatorio, el resultado siempre será el mismo: la fiesta. Funciona ya sea en un antro o en el carro con tus amigos, en un after o en una reunión en casa. No importa el momento, si lo que quieres es ponerle música a esa noche épica, 3OH!3 es la opción.

Nota final:

No caería mal que este tipo de bandas y artistas se arriesgaran más y que en lugar de sacar grandes canciones intentaran sacar grandes discos. Quizás así lograrían que los deportes nocturnos sean aún más placenteros.

No es una revista, es un movimiento.