21552
TAJÍN: LOS MUCHOS ÁNGULOS

TAJÍN: LOS MUCHOS ÁNGULOS

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

24/Mar/2013

Se agradece que un festival tenga muchas aristas. Cuando se organiza de esa manera, el propósito de la visita no es un solo, por lo que no hay espacio para el aburrimiento y de paso se estimulan las percepciones, cualidad que alcanza Cumbre Tajín.

A pesar de la temperatura de 40 grados, desde tempranas horas el Parque Temático estaba siendo recorrido por una buena cantidad de personas, tanto jóvenes que buscaban la fiesta hasta familias con niños pequeños. El calor excesivo no evitó la compra de cervezas y que los visitantes pudieran asistir a las múltiples actividades de la Cumbre. Más que simples entretenimientos para el turista, la agenda del festival conforma un discurso y un propósito.

El aspecto cultural es uno de ángulos con los que se puede comprender el mensaje transmitido para el que llega al evento; por ejemplo, la muestra de cine. En su mayoría formada por cortometrajes, ésta tiene sus antecedentes en una anterior edición en la que fue impartido un taller de cine.  El proyecto, realizado por la Universidad de Veracruz, pretende dar a conocer algunos trabajos de personas  que no se habían acercado al cine, y que mediante el taller que se ofreció obtuvieron notables resultados. La muestra de cine estuvo curada a partir de esos trabajos, algunos ya reconocidos internacionalmente. 

Ayer se proyectaron una serie de historias ficcionales sobre algunos rasgos de la vida y cotidianeidad indígena, como el caso del corto La Oscuridad, dirigido Santos Méndez, que narra las vicisitudes de un habitante de las comunidades rurales para trasladar de su casa a un hospital a su hija enferma. Canícula fue un documental largo que se incluyó a la serie de cortometraje. Fue una película esperada, y no sin razón. Canícula es una obra novedosa. Sin fines antropológicos ni didácticos, es un retrato no-lineal de la vida totonaca. Con un tratamiento estético pensado en lo orgánico (luz natural, motivos de animales y plantas) y casi sin diálogo, Canícula pretende capturar únicamente la parte humana de la vida totonaca, como el trabajo con la vainilla o la ceremonia de los voladores.

Las Instalaciones Orgánicas pusieron el arte, haciendo del Parque Temático un sitio para relajarse y una suerte de galería al aire libre. Las piezas expuestas unen a lo indígena con formatos tan contemporáneas como la instalación.

Cumbre Tajín ha logrado abarcar tanto a la diversión como a lo reflexivo.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

 

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete