46478
Una creación adolescente: Kakkmaddafakka

Una creación adolescente: Kakkmaddafakka

09/Abr/2014

La banda comenzó como una forma de diversión, pero tras germinar el éxito buscó llegar hasta aquellos lugares inimaginables con tal de experimentar y satisfacer a sus seguidores.

Si bien se pensaba que el poder del internet para conectar países e incluso continentes entre artistas y fans no era posible del todo, los noruegos de Kakkmaddafakka demostraron lo contrario. En entrevista para Indie Rocks!Stian SævigAxel y Pål Vindenes, conocidos como los TequilaBoys, hablaron sobre su transición como grupo y la experiencia de pisar tierras mexicanas por vez primera.

Kakkmaddafakka en realidad no significa nada especial. Yo tenía 15 y Axel 18, a mí me gustaba decir motherfucker y a él cock, así que simplemente combinamos las palabras y nos gustó”, platicó Stian, quien también mencionó que apenas eran unos adolescentes inexpertos pero su gusto por la música fue lo que los unió.

“En realidad no teníamos expectativas, no sabíamos cómo hacerlo”, así comenzaron en 2006 con el lanzamiento del EP Already Your Favourite, seguido de su primer material de estudio, Down to Earth, el cual no les abrió las puertas al mundo de la música pero sí fue factor clave para que decidieran adquirir mayor experiencia y consolidarse como banda: “hicimos buenas canciones, pero no fue suficiente”.

Con Hest, su segundo disco, fue todo lo contrario. Los chicos pasaron de ser adolescentes inexpertos a jóvenes verdaderamente incursionados en la música y con ello consiguieron llegar a gran parte de sus actuales seguidores. “Es un álbum en el que realmente trabajamos, son sólo puras buenas canciones. Ahí ya teníamos un sello discográfico, un productor”. Su multifacético compatriota, Erlend Øye, fue el encargado de producir dicho álbum, ante lo que Axel comentó: “¡Es un hombre magnífico! Lo que dice es la ley, colaborar con él fue una experiencia bastante agradable”.

Six Months Is a Long Time prueba la madurez de Kakkmaddafakka, pues sus canciones ya no son bailables ni incitan a la fiesta, ahora abordan el tema de las relaciones amorosas y lo que viene después de una ruptura aunado a nuevos sonidos basados en el indie RMP. “Ee fue nuestro objetivo, dar un poco de todo. Ya tuvimos un álbum divertido, bailable, y ahora toca turno a algo más tranquilo y relajado”.

Al preguntarles sobre su primer visita a México los tres se mostraron bastante entusiasmados: “Todos son geniales aquí. Noruega es aburrida, en cambio acá el clima está muy bien; México es divertido, ¡tiene tequila!”, argumentó Pål mientras que Stian mencionó que el llegar aquí se debió a que vieron la gran cantidad de fans mexicanos que tenían en Facebook; hicieron los arreglos necesarios y formaron parte de la alineación del Vive Latino y posteriormente abrieron dos fechas más en solitario: “Esperábamos gente en nuestro show, sí, pero no tanta como ese día. Ni siquiera pensamos que los boletos para nuestra presentación en Caradura se fueran a agotar”.

Pese a la cancelación de su concierto en Monterrey, Kakkmaddafakka se quedó con un buen sabor de boca tras el inesperado y enérgico recibimiento de los mexicanos, tanto, que incluso planean regresar para el otoño, extendiendo su tour por distintas partes de Sudamérica.

No es una revista, es un movimiento.