61411
Un impulso poético llamado Sr. Chinarro

Un impulso poético llamado Sr. Chinarro

Están a punto de cumplirse 25 años desde la fundación de Sr. Chinarro, pero más de una decena de álbumes da la impresión de que Antonio Luque, su único miembro real, tuviera una inspiración letrística tan infinita como compleja.

Desde el 2011 ha lanzado al menos un disco por año, y si nos descuidamos también se le escapa un libro de obra escrita. Chinarro perjura no encontrarse en una época de primavera creativa, sino que simplemente publica todo lo que hace, cosa que no todos tienen el valor de hacer.

"A veces me da por publicar todo lo que hago, aunque no porque crea que todo lo hago bien, sino porque me siento incapaz de distinguir lo bueno de lo menos bueno (en la escala de mis capacidades). Suele coincidir con épocas en las que pierdo la fe en el discernimiento de los demás. Aunque no necesariamente me sienta en mi mejor época, puede que una mayor creatividad me obligue a cribar mejor", dijo Antonio.

Sí bien en México el proyecto no es tan célebre como otras figuras de la música española contemporánea como Nacho Vegas, Vetusta Morla o Love of Lesbian, hablar de Chinarro siempre es remitir a sus letras. Así que con el pretexto de un nuevo material, que ha sido tanto aclamado como criticado en su natal España, no está de más escuchar su versión de los hechos.

"Mi producción musical es poco más o menos una excrecencia corporal, una huella de mi paso por el mundo. Cada material es un nexo entre el anterior y el siguiente, del primero al último. Preferí que este capítulo no fuera solo yo; bien podría grabarlo sin ayuda, pero es menos divertido, además de que está bien la compañía. De nuevo cambié y vuelvo a tocar con Javi Vega, Pablo Cabra y Jordi Gil, los músicos con los que grabé El Mundo Según, Ronroneando y Presidente", compartió Chinarro.

Con una visita a nuestro hace unos ayeres, ahora se escucha mucho de Sr. Chinarro ya que ha sido influencia para proyectos más jóvenes que vienen a nuestro país y lo alaban como referencia, tal es el caso de integrantes de Mujeres, Guadalupe Plata y León Benavente. Se nota un ascenso constante y una búsqueda por la vigencia.

"Intento no sentir nada al respecto. No me gusta ver mi carrera como una competencia, ni siquiera conmigo mismo. Procuro no perder el instinto poético, el impulso del artista, si se me permite la palabra. Sin él sería un simple operario de la industria del entretenimiento. En ese caso, preferiría vender jamones o quesos: tienen más salida y no se convierten en archivos telefónicos", bromeó el cantautor.

Antonio sugiere dividir su vida en discos, no en años, y está seguro de que éste es el mejor de sus años, aunque no el definitivo. Perspectiva Caballera, editado por el sello propio del artista, VEEMMM, colecciona la clásica lírica del sevillano que entre la sensibilidad y la amargura, es prueba de que con cualquier lanzamiento suyo siempre hay punto y aparte en la industria ibérica.

"Espero regresar pronto a México, me gustaría traer semillas de cilantro pues muy difícil encontrarlo en Andalucía. Es necesario buscarlo en las carnicerías árabes, en las que me miran como si fuese un policía de la secreta. En México disfruté muchísimo con su amabilidad, ciudades y gastronomía; hasta el tequila me gustó, fíjense, ¡qué bueno!"

No es una revista, es un movimiento.