51314
Saint Agnes: Rock and roll antihigiénico

Saint Agnes: Rock and roll antihigiénico

08/Jul/2014

Hay algo que ocurre en las calles de Londres; algo que está sucediendo más allá de la escena musical complaciente y el dúo de rock and roll psicodélico Saint Agnes, cuyo nombre está inspirado en un pueblo de Devon, mismo que funciona como arquetipo entre la castidad y la blasfemia, es prueba de ello.

Con un brillante EP grabado en el cuarto de Kitty Austen (voz, guitarra y teclados), ubicado en las horribles calles de Plaistow en Londres, y a la espera del rescate a cargo de un sello discográfico, esta banda tiene un sonido colosal. "Rock and roll de Ennio Morricone" es la forma en la que se han descrito antes y no podrían estar equivocados si se piensa en las bandas sonoras de spaghetti westerns, pero empalmadas con un sonido sucio que nos remonta al árido desierto Norteamericano con pasajes psicodélicos pachecos, ruidosos y garageros.

"En la mayoría de las bandas londinenses todo el mundo quiere ser súper cool, pero realmente no ponen atención en los detalles", comentó Jon Tufnell, guitarrista y vocalista de Saint Agnes, mientras bebía una pinta de cerveza junto a Kitty en un ruidoso pub de Hampstead, Londres. "No entiendo por qué la escena indie se ha vuelto tan popular; no hay buenas canciones y todas suenan muy limpias. Simplemente mata todo. Nosotros, en cambio, somos antihigiénicos. Nuestro sonido es muy lo-key, súper amateur; muy DIY".

A pesar de su corta edad, la carrera de Jon Tufnell y Kitty Austen en la música ha sido ya un largo viaje. Tras formar parte de bandas como Lola Colt y The Lost Souls Club respectivamente, la pareja se conoció después de que Jon audicionó para la banda de Kitty hace un par de años. "Nos reunimos, conocí a Kitty y empezamos a tocar sin saber cómo íbamos a sonar. Para el final de la primera noche, grabamos una canción llamada "Tower Falls" e inmediatamente nos convertimos en una banda " .

Kitty, sentada al lado, coincidió y recordó ese momento mientras bebía de su pinta con una sonrisa en el rostro: "Tocar con Jon fue refrescante y se sintió muy diferente al sonido que ofrecen todas las actuales bandas de Londres. Fue liberador, ya que en mi otra banda sólo toco los teclados", reflexionó la ahora protagonista y frontwoman en Saint Agnes.

Su conocimiento musical es amplio y bien estudiado. En sus palabras, Black Rebel Motorcycle Club, el sonido de la guitarra de The Raveonettes y las canciones pop con espíritu de rock de Fleetwood Mac fungen como inspiración, pero la verdad es que Saint Agnes absorbe ideas en lugar de sonidos específicos.

"Los dos amamos a Hendrix, The Who y Led Zeppelin; además, nos gustan los solos de guitarra y la distorsión. A Kitty le agrada el sonido de los teclados en Deep Purple y The Doors, pero creo que no estamos influenciados directamente por bandas específicas; es más en la composición, en el espíritu de no pensar demasiado, de ser rápido. Por ejemplo, nos encanta lo que Jack White está haciendo.”

Kitty escuchaba atentamente y agregó detalles nítidos a la conversación: "Influencias más allá de la música son, sin duda, spaghetti westerns, literatura y poesía. Nos encanta la vieja manera de hacer películas que están llenas de espacio y quietud; esos momentos dramáticos y con mucho espacio son los que buscamos en nuestra música.”

Saint Agnes está totalmente preparado, cargado y listo para atacar a la escena del rock inglés. Canciones como "The Good Fight", el surf pacheco en "Drown Me In A River", la versión esquizofrénica de The Doors a "Roundhouse Blues" y el cuasi himno "Old Bonne Rattle”, demuestran la calidad de estos dos renegados londinenses, pero como en muchos casos, la industria y la justicia no han sido amables. Actualmente están en busca de un sello discográfico que los ampare, parecen ser exiliados de la industria musical y demandan atención.

"Cada banda en la que he estado ha sido DIY, pero estoy consciente de que hay límites dentro de la industria cuando no se tiene un sello discográfico", comentó Jon. "Seguiremos escribiendo y haciendo algunos conciertos. Tenemos nuevas canciones y pruebas de que a la gente le gusta, pero realmente necesitamos un respaldo".

La cerveza se terminó, llegó la hora de irse y salir a las frías calles londinenses, pero antes Jon compartió sus expectativas con Saint Agnes: "Libertad total y hacer conciertos todo el puto tiempo: es lo que nos gusta hacer". Kitty, por su parte, quiere dejar una existencia no tan glamourosa y espera ganarse la vida haciendo música, pero, ¿quién dijo que estar del lado sucio del rock  and roll es glamouroso?