139030
MUTEK 2018: Entrevista con Sissel Wincent

MUTEK 2018: Entrevista con Sissel Wincent

Uno de los actos imperdibles de esta edición de MUTEK México.

La región escandinava siempre ha sido un epicentro de música electrónica valiosa. Desde sus artistas representantes que cada vez son más meticulosos al momento de crear, hasta sus puntos de reunión que parecen dictar muchos de los experimentos que se escucharán después, como el Norbergfestival en Suecia. Y de ahí es precisamente de donde Sissel Wincent proviene, una chica cuya carrera ha tenido cada vez más reflectores y quien con tan solo un par de producciones discográficas ha logrado formar parte de la edición 2018 del festival MUTEK en México.

“Es mi primer MUTEK, me siento muy bien y estoy ansiosa por tocar. Va a ser muy divertido conocer cómo es el festival”, dice Sissel, quien hace apenas unos meses lanzó Inspirational Quotes, un disco que es tan efectivo como la ironía en el nombre que lo presenta. Ahí se puede escuchar lo mejor que Sissel ha hecho hasta el momento: poderosas canciones que se sienten claustrofóbicas, tensas y tan enfocadas en su propio comportamiento que se sienten más como una rigurosa clase de arte sonora que como una colección de piezas de techno para la pista de baile.

“Presenté mucho del nuevo disco en Terminal, en la Ciudad de México”, recuerda. “Fue muy divertido, pasé una gran noche. No diría que las canciones son bailables, así que me sorprendió mucho ver a personas bailando. Cuando las había tocado antes, la gente se pasaba el show enfocada y como pensando. Eso había pasado muchas veces”. Inspirational Quotes, aunque no tan complejo como su antecesor Illusion of Randomness, es un disco que demanda atención y cuyo propósito parece ser activar más las neuronas que el cuerpo.

Pero Sissel no regresa a México para reinterpretar aquel EP, sino para presentar por segunda vez un proyecto al lado de Camille Mandoki, una de las personalidades más fructíferas de la electrónica nacional hoy en día. Su colaboración nació gracias al Laboratorio de Arte en Residencia que fue gestionado por Ensamble hace unos meses y MUTEK México es la plataforma ideal para traerlo a la vida de nuevo.

“La colaboración nació porque Índigo, quien dirige Ensamble, tenía una idea de Camille y yo haciendo algo juntas y ambas somos lo suficientemente locas y aceptamos”. Si se piensa bien, el trabajo de ambas es distinto y con ambiciones diferentes. Mientras Wincent permea su obra con sonidos que brotan en cada rincón de los audífonos, Mandoki ofrece experimentos más etéreos y ambientales. Sus diferencias son aquello que las hace perfecta para complementarse.

“La música de Camille es más enfocada a las vocales y ese tipo de elementos que yo tiendo a dejar fuera de la mía”, explica Sissel, quien también afirma que todo resultó en un gran experimento que no necesitó de maratónicas sesiones de ensayo para funcionar. “Es casi como si pudieras tomar una de sus canciones y dejarla correr encima de una mía, la música de ambas se complementó tan bien que de hecho fue sencillo, de alguna manera”.

¿El resultado? Una sesión que se siente tan íntima y tan rigurosa que es imposible de ignorar y que pide a gritos la atención de una audiencia dedicada a la apreciación sonora. “Cuando estás haciendo algo en vivo, tienes que improvisar. No diría que todo el show es improvisación pero varias partes sí tienen este elemento. También vamos a tener visuales, así que será un show como de otra dimensión”. Si la primera presentación de este proyecto fue tan fructífera, todo apunta a que se pondrá mucho mejor.

Así que Sissel y Camille son uno de los actos imperdibles de esta edición de MUTEK México. No solo se trata de una de las colaboraciones más sorprendentes que se pueden ver en el cartel, sino de una muy especial. “No van a ver lo que esperan ver de Camille y no van a ver lo que esperan ver de mí, sino algo que se encuentra a la mitad. Además no sabemos si volveremos a presentarnos juntas en el futuro, así que es una gran oportunidad para verlo”. Ambas hacen historia en MUTEK no hay que dudar en ser parte de ella.

No es una revista, es un movimiento.