Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

50504
Klaxons: del new rave a los sintetizadores

Klaxons: del new rave a los sintetizadores

19/Jun/2014

Fue en el 2007 cuando una banda inglesa llamada Klaxons arrasó con un género que oscilaba entre rock, del que se puede bailar, con una mezcla de psicodelia: el new rave; desde ese momento, su estilo se convirtió en parte fundamental de la escena EDM.

Siete años después, el cuarteto formado por Jamie Reynolds, James Righton, Simon Taylor-Davies y Steffan Halperin, presenta su tercer disco de estudio, Love Frequency, para el que trabajaron con The Chemical Brothers, Erol Alkan, Gorgon City y James Murphy. En entrevista para Indie Rocks!Simon compartió los detalles.

“Comenzamos a grabar el disco en enero del 2012 y pasamos aproximadamente 16 meses en el estudio. Las sesiones duraban un par de semanas con cada uno, por eso las canciones comenzaban siendo algo, luego nos deteníamos y empezábamos de nuevo; fue un gran proceso compuesto de otros pequeños procesos”, dijo.

El periodo de grabación no comenzó y llegó a su fin en los mismos términos, a diferencia de los otros dos discos, fue más lento y delicado, no había prisa por terminar las canciones porque realmente querían impregnar en ellas ese punch que hiciera sonar al álbum como un remix.

“Ya conocíamos a todos con los que trabajamos para el álbum. James Murphy y LCD Soundsystem, por ejemplo, significan mucho para la gente; además, James es un increíble ser humano, con una actitud totalmente punk que contrasta con su sentido de compromiso y buen humor. Por otro lado, The Chemical Brothers tiene mucho éxito y llevan haciendo electrónica desde hace décadas. Fue verdaderamente inspirador colaborar con ellos en el proceso de composición y producción”, expresó.

Jamie escribió las letras y según Taylor, se enfocó en una onda de fantasía, pero que fuera mucho más honesta y real, por lo que ahí radica lo genuino del álbum: es honesto, real y no tan pesado como los anteriores.

“La canción que más nos costó trabajo es ‘Invisible Forces’. Fue la primera que escribimos para el álbum, pero también la última en grabarse. Trabajamos con siete personas diferentes en ella e hicimos diferentes versiones, pues pensamos que no encajaba con el resto del disco. Finalmente, escogimos la original y terminó convirtiéndose en una de mis favoritas”, comentó.

El tema “Atlantis to Interzone” fue lanzado como sencillo hace ocho años y como “Gravity’s Raibow” o “It’s Not Over Yet” se ha convertido en un himno de la banda.

“No tengo idea de cuánto tiempo ha pasado desde que fue publicada, creo que fue en 2006. Escribí la letra cuando trabajaba en un call center, antes de que la banda se formara, y es gracioso porque la pensé como un raro poema en mis ratos de aburrición y ahora es todo un éxito”, confesó Simon entre risas.

Han ofrecida ya pequeños showcases con alrededor de 150 personas en Amsterdam, París y Londres, pero empezarán un tour a través de Europa en septiembre y octubre. No está entre sus planes cercanos venir a México, pero esperan regresar a tierra azteca en febrero o marzo del próximo año.

Love Frequency está disponible desde el 16 de junio y en palabras de Taylor-Davis, es un álbum con mucho más punch. Los sencillos “There Is No Other Time”, “Children Of The Sun”, “Atoms to Atom” y “Show Me a Miracle” son muestra de que los Klaxons de esta década están evolucionando desde que iniciaron con el new wave, a un sonido mayormente arraigado a la electrónica y sintetizadores.

No es una revista, es un movimiento.