57077
Evolución y madurez: Little Dragon

Evolución y madurez: Little Dragon

Tras casi tres años de silencio, los eclécticos Little Dragon han vuelto a ponerse en el ojo de la tormenta mediática con el lanzamiento de su último disco, Nabuma Rubberband. Un trabajo con el que han querido demostrar al público que no se han estancado, y si han tardado tanto en desarrollar nuevo material, ha sido porque se han tomado muy en serio la búsqueda de nuevos sonidos.

Aprovechamos un hueco en la apretada agenda de los suecos en su gira por Estados Unidos para comentar con su bajista, Frederik Wallin, los principales cambios e influencias que les han llevado a cambiar las pistas de baile por atmósferas más tranquilas y sosegadas.

“En este nuevo trabajo hemos bebido de multitud de estilos, viendo nuestra música desde distintos ángulos pero intentando siempre que todo confluya en un mismo punto. Sin embargo, en nuestros primeros singles como "Paris" o "Klapp Klapp", hemos mantenido nuestra filosofía original con el objetivo de despertar a los fans de su letargo” comentó.

Quizá, el respaldo en esta ocasión de una discográfica consagrada como es Republic Records, les ha permitido sin sobresaltos, explorar más en la búsqueda de esas melodías que juegan a medio camino entre la música de baile y el downtempo.

“Estar bajo el paraguas de una gran compañía siempre te proporciona ese punto de tranquilidad suficiente como para acometer proyectos más ambiciosos. Esa es probablemente una de las grandes diferencias que hemos notado, junto con la posibilidad de llegar a mucha más gente que pueda disfrutar de tu música” explica el oriundo de Gotemburgo, Suecia.

Tras casi más de vente años juntos, desde la escuela donde compartían aula hasta la actualidad, su capacidad creativa no se ha visto mermada ni un ápice, incluso sus canciones parecen a día de hoy, ser más completas y maduras que nunca. En Nabuma Rubberband, canciones como “Let Go” o “Pretty Girls”, dejan latente en sus letras esa impagable experiencia que se gana con los años, dando un resultado muy potente.

“Seguimos manteniendo nuestro nivel creativo tan alto porque nos concentramos en crecer de manera individual. De esa forma, siempre tenemos cosas nuevas que compartir para inspirarnos. Yukimi ha vuelto a escribir todas las canciones del álbum (excepto dos pistas a cargo de Dave Jolicoeur), y en ellas no ha hecho más que plasmar nuestras vivencias, aunque algunas de ellas hayan derivado finalmente en ficción”

Sin duda, estos chicos son los abanderados de uno de los movimientos musicales más importantes en la actualidad. Suecia posee una prolífera escena en la que en los últimos meses han coincidido lanzamientos de nuevos trabajos de artistas tan conocidos como Lykke Li o First Aid Kit.

“No es casualidad que ahora se estén produciendo tantos movimientos en Suecia. Creo que nuestra sociedad y cultura están fomentando el talento local, y eso se está viendo reflejado en el mercado” puntualizó Wallin.

En definitiva, Little Dragon sigue siendo una de esas bandas de gran atractivo que por su versatilidad siempre apetece escuchar, y ahora con su regreso podremos comprobarlo.

No es una revista, es un movimiento.