Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

75967
Entrevista con Ventilader

Entrevista con Ventilader

Alberto
Vega

03/Ago/2015

Una década de Ventilader avanzando paso a paso.

En el caso de Ventilader, los últimos diez años se cuentan paso a paso. Primero un pie y luego el otro. Año con año, seguir creando música es un logro por sí mismo. Sin embargo, pequeños premios han florecido de su trabajo desde que conformaron su última alineación, hace cinco años. Y el clímax, según cuenta el bajista en entrevista para Indie Rocks!, es ahora.

La banda comenzó en 2005 en la ciudad de Monterrey. La empezaron Jorge Marrón, el vocalista, y Mersi, el baterista. Luego tuvo una serie de cambios hasta que hace cinco años se formó la alineación actual, con Ignacio Stabile en los teclados, Praim en la guitarra y nuestro entrevistado, Gonchis, en el bajo. En Ventilader mezclan aires de distintas geografías, porque hay integrantes de Monterrey, Acapulco, Distrito Federal y Argentina.

Gonchis cuenta que, a toro pasado, hace por lo menos cinco años se veían simplemente más jóvenes. “Nuestra meta es seguir manteniendo la banda año con año y siempre nos sorprendemos de los logros que hemos tenido”, dice. Entre esos premios se encuentra haber tocado en tres ediciones del festival Vive Latino, una participación en el Corona Capital, abrir el concierto de She Wants Revenge y haber firmado con Sony. A pesar de ello, su único propósito es hacer música porque es lo que los apasiona.

En esta primera década, la enseñanza más grande que han tenido es hacer música honesta y estar por las razones correctas. “Hacer música con honestidad y paciencia. (Ventilader) nos ha enseñado que hay que trabajar, que las cosas no caen del cielo; hay que buscarlas”, afirma Gonchis.

Aunque no todo ha sido momentos felices. La experiencia más dura que han tenido que sortear, según cuenta el bajista, son esos momentos de crisis que tiene que aguantar la banda “en los que se nos han cerrado puertas y puertas, e incluso no sabíamos si íbamos a seguir”.

Ventilader

Para superar esos momentos duros, la banda ha estado acompañada de amigos que han apoyado su música desde diferentes frentes. Otros músicos, diseñadores y fotógrafos han sido cómplices del proyecto. Ejemplos de esto son Natalia Lafourcade, Javier Ramírez “el Cha!” y  Leonel García.

Dentro y fuera del escenario también se ha modificado la química de Ventilader. “La relación ha cambiado de conocernos de un par de días a ser hermanos del alma en todos los sentidos”, dice Gonchis. Y en el aspecto musical: “Ya te conoces muy bien y sabes cómo se comporta cada quién en el escenario. Nos entendemos muy bien y sabemos manejar las energías”, comparte Gonchis.

El primer álbum de la banda fue Ápice, del 2008. Después publicaron Olas en 2009, Guía y Pasajero en 2010, Astromelia en 2011 y No es un adiós en 2014. En ese trayecto también se ha modificado su sonido. “En los diez años de la banda ha evolucionado el sonido, no sólo porque nosotros nos estamos haciendo mejores músicos, sino, por ejemplo, este último disco es el primero que produce alguien externo. Eso también aporta a que el sonido de Ventilader evolucione”, asegura el bajista.

Tal fue el cambio en la banda, que para Gonchis esa última producción representa lo mejor de la banda: “Hasta este momento es nuestro punto más alto en cuestión musical. Grupalmente representa esa energía que ya tenemos de tanto tiempo de estar tocando juntos.”

Tras diez, aún tienen pendientes. Quieren recorrer toda la República Mexicana, tocar en escenarios como el Metropólitan o el Auditorio y presentarse más veces fuera del país, pero primero se tomarán un descanso. Después del clímax en su primera década, el plan más próximo que tiene la banda, según reconoce Gonchis, es tomar vacaciones. Después de esa breve pausa, seguirán con la gira que lleva más de un año pero que aún le queda tramo por recorrer. Y tal vez, a principios del próximo año “se sentarán a ver qué traen en la cabeza para el siguiente disco”.

Checa la reseña de su pasada presentación el Lunario del Auditorio Nacional.

No es una revista, es un movimiento.