Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

151908
Entrevista con Martin Rev

Entrevista con Martin Rev

Martin Rev: El padre del electropunk se transforma en un atrevido de la creación.

Cada escena tiene una historia que contar, un pasado con sus propias hazañas y héroes. Leyendas de todas clases y tamaños que, a su manera y bajos sus condiciones, han dejado una marca indeleble en el mundo de la música. Sus relatos pueden ser contados a través de blockbusters o best sellers, pero también a través de la gente.

Martin Rev es una figura enorme para el punk, pues no solo era un provocador como los demás artistas de la época, también logró darle un giro a la fascinante escena neoyorquina y le abrió un mundo nuevo de posibilidades al género. La relevancia del músico y su compañero, Alan Vega, es algo inconmensurable y difícil de explicar.

A pesar de ser un personaje respetado dentro del movimiento punk, Martin Rev no se considera parte de ese específico grupo ni usaría el termino “punk” para describir su camino en la música o sus ideales como persona.

“En realidad fue una suerte que la escena punk nos acogiera. No nos parecíamos a ninguna de las bandas que estaban en ese momento, pero supongo que nos unía la idea de sentirnos libres y de hacer lo que quisiéramos. Jamás me sentí un punk, ni quise apegarme a las reglas para formar parte. En realidad, solo quería experimentar con nuevos sonidos y a ellos les gustaba lo que hacíamos”.

También, aunque su nombre ha trascendido junto al título de “El padre del electro punk”, Martin Rev hace a un lado toda clase de reconocimientos y condecoraciones, pues considera que le estorban.

“No me gustan las etiquetas, creo que no aportan nada. Muchos me consideran padre o pionero de algo y es agradable cuando lo dicen, pero eso no me funciona. Hay muchos artistas que viven de su nombre o de viejas glorias y yo me quiero alejar de eso. Trato de no pensar en el pasado o en las cosas que he logrado, no quiero hacerme a la idea de que ya cumplí mi objetivo como músico”.

Como verán, Martin Rev es un músico que solo obedece a su naturaleza artística y responde a su inagotable necesidad de crear y tocar.

“Mi primer instrumento fue un teclado, me lo regalaron cuando era niño, y desde ese momento no he dejado de tocar. Me he mantenido todos estos años en un estado de constante creación y exploración. Tengo una urgencia por conocer y experimentar, eso es lo que me ha definido y también lo que le da sentido a mi vida”.

“Tal vez en un principio, cuando era un joven que tocaba en campamentos y pequeños eventos, pensé que solo tocaba por un gusto y una afición, pero no veía que en realidad estaba cumpliendo con una necesidad”.

Martin Rev fue con Suicide un ente adelantado a su tiempo, pero ahora que la época correcta lo ha alcanzado, el músico usa sus cualidades como un kit de supervivencia para mantenerse en una era donde la inmediatez y los excesos devoran a cualquiera.

“No me estoy actualizando, no creo necesitarlo o que sea algo que importe, simplemente porque no me adapto a este tiempo, yo vivo en este momento. Pero también quiero comprender las cosas que llaman mi atención, cosas nuevas y que quiero añadir a mi trabajo o proyectos. Como ahora que añadí a la gira una VJ que proyecta imágenes para completar la experiencia sensorial de mi show. Es algo fascinante y muy emocionante para mí”.

Podemos definir a Martin Rev como un ser sensible, consciente de todo lo que le rodea, pero también de su propia existencia. El lugar donde está, el tiempo, el espacio, la gente y el contexto le afectan y son ingredientes de cada formula, canción o proyecto.

“Uno siempre tiene que estar pendiente de su entorno y reflexionar sobre sus vivencias. La vida de un músico es parecida a la de un escritor, las historias y la inspiración no llegan de la nada. Cada idea está dentro de ti y tienes que buscar en tu cabeza para encontrarla. Las personas que conozco, las decisiones que tomo influyen en mí. También los lugares que visito y espero que México sea un factor de cambio para mi siguiente creación”.

No es una revista, es un movimiento.