176552
Entrevista con Joe Crepúsculo

Entrevista con Joe Crepúsculo

Silvia
Coca

17/Nov/2020

Joe Crepúsculo y el pop del fin del mundo.

Joël Iriarte gusta de ir tras el caos, o este parece perseguirlo a él. Cierto es que 2008 tampoco era un año cualquiera: México enfrentaba la guerra contra el narco, Barack Obama se convertía en presidente, los precios del petróleo caían por debajo del estimado y la recesión llegaba a países como Japón, Gran Bretaña, Alemania y España. Este último, sede del segundo trabajo deI productor mejor conocido como Joe Crepúsculo.

Supercrepus, se podía descargar de manera gratuita en Myspace y fue la antesala a una etapa de temas que hoy lo consagran como uno de los artistas más importantes del indie español. 12 años después aún hay mucho que decir: Supercrepus II, su nueva producción, es la revisión del pasado para mirar hacia adelante.

Ya habíamos decidido desde antes que tenía que salir en esta fecha y ha habido unas conexiones muy raras; Sí que es verdad que hubo una canción que se hizo durante la cuarentena ('Cuarentena sin ti'), pero luego tenemos temas que tienen mucho que ver, que parecen hablar del momento actual, con un toque bastante apocalíptico y realmente no sé cómo llegué hasta ahí, pero me parece que están hablado de este momento”.

Así el disco tiene estas extrañas coincidencias, que se mezclan con temas no menos importantes como el amor, en el inesperado cover a Roxette “No sé si es amor”. Sin embargo, en “Calaveras negras” habla de un futuro que compara con Terminator II. En “Baila Hasta Morir” el manifiesto es evidente “yo quiero estar todo el día en el bar”; mientras que en “Comiendo Shawarmas” se habla de hacer lo que uno quiera “y nada más”. Todo ello acompañado de rumba, rock, ska y algunos elementos electrónicos, pero siempre orbitando en el pop.

“Yo creo que algo que define el disco es que son canciones pop, ya sea pasando por el filtro de la rumba o un poco el rock o la balada, pero nunca deja de ser pop. Del genero me gusta su manera de siempre estar presente, siempre camuflarse bien acorde a las épocas, siempre coger los sonidos underground, llevarlo a un sonido masivo y que siempre tira pa’ lante”.

Y es que para el cantautor no había tiempo para pausas, después de su primera compilación de éxitos 10, el siguiente disco tenía que ser el mejor trabajo de su carrera; en dónde se pudiera observar toda esa experiencia ganada a través de los cientos de conciertos, colaboraciones y discos que ha lanzado a lo largo de su carrera, con una voz singular que ha dado el sello a su música.

Imagino que si vas viendo mis discos desde el principio hasta el final hay una evolución; como la voz pasa por diferentes fases y es bonito poder mostrar un tipo de voz que antes no tenía, es lo que me gusta, lo que propongo en este momento y que aporta un toque diferencial, que marca un signo distintivo y bueno… es una voz diferente”.

Aunque la situación de conciertos a nivel mundial es incierta, Joe ya está preparando las primeras fechas para presentar este disco, con las medidas sanitarias correspondientes y con la certeza de que será diferente, pero no por ello una experiencia que deje mal sabor de boca a sus fans. Aunque aún es incierto saber cómo será el ambiente en un concierto con temas como “Mi Fabrica de baile” y permanecer en tu lugar siguiendo los protocolos.

“La estamos ensayando con banda y ha quedado muy funky, imagino que va a ser súper rarísimo porque siempre acostumbro que la gente baile, lo de todo, se quite la camiseta, pero tendré que acostumbrarme como todos”.

Para Iriarte, su nueva placa llega una vez más en tiempos de crisis y sin querer se ha vuelto la música que acompaña a muchos en este momento. Uno en el que para el músico es necesario mantener un aire de esperanza, pese a la incertidumbre general.

“Es curioso como siempre nos gusta hablar del fin del mundo: 2012, mayas, el efecto 2000, nos parece que siempre estamos en el peor momento y bueno yo creo que es inevitable pensar en el fin del mundo, pero vamos a salir de esto y hay que contar como vamos a salir de ello y que vamos a aprender de esta situación”.

No es una revista, es un movimiento.