104675
Entrevista con Elbow

Entrevista con Elbow

La pequeña gran felicidad.

Fotografía de portada: Paul Husband

Es un hermoso y frío día en Manchester, Inglaterra. Al menos así son las circunstancias bajo las cuales me recibe la llamada Guy Garvey, el elocuente y gregario vocalista de Elbow. Con motivo de la salida de su séptimo álbum de estudio, Little Fictions, nos pusimos a platicar con él acerca de sus ambiciones con este nuevo material, lo que los mantiene juntos después de tantos años y esa fuerza creativa que los ha convertido de una banda de culto en un acto que llena estadios.

“Fue extraño el estar escribiendo un disco con tanto optimismo y energía. Venimos de hacer un par de álbumes densos y con cierto contenido trágico. The Take Off and Landing of Everything se trató principalmente de mi ruptura amorosa [con Emma Jane Unsworth], lo cual hizo que la grabación de aquel material fuera muy complicada. Estuvimos juntos más de 25 años, así que, en cierto modo, es peor que un divorcio. Pero henos aquí, y una vez más es muestra de que nada sale como uno lo planea. Si antes escribimos acerca de la decepción y la añoranza ahora nos estamos divirtiendo más como banda y como personas,” reveló Garvey.

Little Fictions viene después de un periodo de descanso para el conjunto de Bury, Inglaterra. Entre algunos temas y un EP para calmar las ansias de sus dedicados fans y tiempo para armar toda la logística que implica la salida de material fresco (lanzamientos de sencillos, prensa, giras, etc.), decidieron cambiar las circunstancias de su composición y alterar ligeramente su fórmula.

“Compusimos el disco en Escocia con una inmensa caída de nieve como trasfondo. A cada instancia se convertía en un reto. En compensación por no tener un baterista, este disco dependió mucho de los beats. Es más pesado y, por ende, ruidoso. Líricamente quisimos que fuera más positivo y con menos seriedad. Pero no se preocupen; sigue siendo apasionado, furioso y lleno de esperanza. En otras palabras, sigue sonando a Elbow [risas],” detalló Garvey.

elbow 3

Por si fuera poco, Garvey aprovechó 2016 para explorar un lado más acústico, romántico y sereno con su primer disco solista, Courting the Squall. En él, el vocalista plasmó sus poemas y opiniones a ritmo de melodías agradables e imponentes que no se alejan tanto del estilo de su banda principal, pero tienen una intimidad que hubiera sido imposible plasmar en un esfuerzo grupal.

“Quería realizar un álbum rápido y lleno de las cosas que me gustan: muchas cuerdas y vientos. Fue un deleite de realizar. Me tocó la oportunidad de armar un pequeño conjunto que bautizamos la GLB (Good Little Band) con miembros de I Am Kloot, que son muy amigos míos. Sin embargo, no tuve esa excitación o retroalimentación que tanto me gusta de mis compañeros de Elbow. Se sintió un poco solitario a ratos y extrañaba la química que teníamos. Pero fue algo que me tenía que quitar de encima y, al mismo tiempo, una oportunidad para extrañar sentirse en casa, con mi familia musical”, dijo Garvey.

Su unidad como conjunto musical y grupo de amigos tuvo un notable contratiempo a principios del año pasado, cuando Richard Jupp, su baterista de mucho tiempo, anunció su salida para dedicarse a otras cosas y retirarse de lo que implicaba ser una banda de rock. No obstante, fue también un indicio de que tenían que solidificar su vínculo –musical y amistoso– más que nunca.

“Cuando Richard se fue, se nos complicó todo. Tenemos mucho respeto entre nosotros. Los otros miembros del grupo tienen la libertad absoluta de decirme ‘no estoy seguro acerca de ese verso,’ y lo cambiamos entre todos para que nos satisfaga. Ese es el poder de las amistades longevas: reconocer cuando las cosas van mal. Jupp ya no se sentía cómodo con la situación de la banda, entre hacer giras y grabar de forma tan intensiva, y todos lo reconocimos. Ni siquiera lo tuvo que mencionar. Fue una separación amigable y le deseamos lo mejor”.

“Entre nosotros hay mucho humor infantil, pese a que nuestra música es muy solemne o un poco densa. Nunca dejamos que los problemas nos superen o que se dejen sin resolver. Siempre nos divertimos mucho. Por ejemplo, Pete [Turner, bajista] es el corazón de la banda y todos amamos hacerlo reír. Craig [Potter, tecladista] y yo nos entendemos muy bien musicalmente, por eso coproducimos los discos y los de otras bandas”, relató Garvey.

Sobra decir el aclamo y respeto que tienen Garvey y sus compañeros dentro del ámbito alternativo. Desde su disco debut, Asleep in the Back, se han vuelto referentes obligados al describir un rock inglés más fino, elaborado y profundo, a la par de actos como Doves, I Am Kloot y Starsailor. ¿Cómo se siente el líder de Elbow al respecto?

“Ya teníamos 10 años de carrera cuando The Seldom Seen Kid ganó el Mercury Prize. Hemos ganado muchos galardones en los últimos años, y nos ubican más. Nuestros discos encontraron más oídos y nos invitan a foros más grandes, aunque mi cintura ha crecido con la misma proporción [risas]. Más que ofuscarnos, ganar premios nos encanta [risas]. Ciertamente nos inspira a ser mejores y a siempre estar componiendo,” finalizó Garvey.

Síguelos en Facebook para más noticias

No es una revista, es un movimiento.