Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

133306
Entrevista con Damián Romero

Entrevista con Damián Romero

Ernesto
Alquicira Madrazo

08/Ago/2018

Fotos cortesía MUTEK MX

15 años encabezando la Revolución Digital Mexicana.

Desde 2003, MUTEK MX ha jugado un rol determinante para la ola de artistas emergentes/digitales. En nuestra ciudad, la oferta cultural respecto a la música electrónica suele relacionarse automáticamente a la escena nightclub, a la fiesta, y naturalmente a los géneros más comerciales disponibles en las decenas de subcategorías electrónicas, pero conforme nuevas generaciones toman el mando de las decisiones en cuestiones de entretenimiento, se observa como la electrónica opta por acompañarse de representaciones artísticas, ya sea VJing, mapping o live coding, todas son formas de manifestación visual que conjugan perfectamente con lo que sucede musicalmente. Estos beneficios apoyan a más artistas en formación y crean vínculos entre sí, estimulando la creatividad y productividad en sus respectivos círculos. Para que hoy en día, lo digital se reconozca como una rama artística fueron años de trabajo de muchos artistas internacionales, de los medios y su uso cotidiano, pero en cuestiones de entretenimiento/artístico, quien permanece como institución básica en la historia digital, es y será MUTEK.

A 15 años de la creación de la rama mexicana de MUTEK, Damián Romero, quien ha encabezado la dirección desde sus inicios, observa la evolución. “No imaginé que llegaría hasta aquí; fue un proceso evolutivo y de insistir e insistir. MUTEK surgió como una evolución al Festival Internacional de Montreal de Nuevo Cine y Nuevos Medios hace 19 años, con Alain Mongeau a la cabeza de ambos proyectos. La propuesta del festival se mantiene como el diálogo entre las manifestaciones visuales y el sonido y la música con los nuevos medios.

Desde su origen, MUTEK fue creado con un ojo en el arte, buscando validar a las manifestaciones digitales como arte y al artista emergente en un mundo donde la música/herramienta electrónica se percibe desde el tabú que las liga a la parte festiva/superficial. “Por eso es que en los últimos cinco años en el mundo ha habido una revolución digital, donde mismos artistas consagrados en sus formatos limitados exploran nuevas técnicas y herramientas, porque eso son al final”.

Como un festival cultural, MUTEK trae a su audiencia actos internacionales que presenta, dándole percepciones a los espectadores y exigiéndoles aislarse de la opinión colectiva y generar una propia, única, en donde afrontar nuevas visiones del arte puede provocarles insatisfacción, pero inclusive esa misma sensación evoca mucho más a que si solo fueran a bailar y limitar la experiencia a diversión y ya.

“Lo que más he disfrutado de los 15 años de MUTEK es cuando alguien viene a decirme ‘no me gusto esto y es que el artista, su discurso, etc’. porque lo interpreto como ‘no te gusta porque no lo conoces’. Me gusta pensar que lo que hacemos pone a pensar a la gente y es un pensamiento individual, no un pensamiento colectivo, ya no se trata de difundir la diversión en redes sociales, se vuelve en ‘cómo te llevo a ti a tener una opinión, un sentimiento PERSONAL, sea negativo o positivo’. Hacer algo que haga reaccionar a la gente; muchas veces opinan ‘no voy porque no me siento invitado, no pertenezco, no lo entiendo, no me lo explican’, ¿cómo hacemos algo lo suficientemente poderoso para que el que vino y participó y atendió se afecte de una forma mucho más emocional? ¿cómo logramos la inspiración?”.

Las ideas de Damián de transformar el entorno electrónico/digital en una rama artística más en nuestra ciudad son las que lo vuelven un revolucionario y un elemento determinante en la creciente asimilación digital de nuestros tiempos.

No es una revista, es un movimiento.