70438
Los Toreros Muertos en entrevista

Los Toreros Muertos en entrevista

El Doc Pablo Carbonell, Los Toreros Muertos y su delorean

Hace poco más de 30 años un espigado personaje rondaba por los bares de Madrid dando shows de comicidad, o a lo que ahora le llaman stand ups, y miraba con recelo y un poco de envidia la vida de los rockstars del momento. Fue en un momento de lucidez un poco a manera de burla y otro poco para saciar esa sed de jet-set, que decidió juntarse con un par de amigos más y conformar un grupo en donde pudiera mezclar todas las influencias y locuras que tenía en su cabeza. Es así como 30 años después, platicamos con este personaje tan afable y simpático que no se llama Javier si no Pablo Carbonell.

Los Toreros Muertos

"En aquellos días en Madrid yo era un poco el patito feo del Rockola, el lugar en donde actuaba, ahí se presentaban también grupos de rock y yo les tenía cierta envidia, quería tener mi propio grupo, ellos se vestían muy bien, iban muy bien peinaditos y acicalados, y yo pues vestía ropa de muerto que compraba en el rastro, entonces pensé en hacer un grupo que definiera todos los géneros musicales, que fuera tan ecléctico como yo lo era, que lo mismo me gustaba Silvio Rodríguez que los Sex Pistols, Beethoven que The Beatles, pero todo desde un punto de vista satírico e iconoclasta, que cada canción tuviera un personaje y un genero propio diferentes, entonces con esa idea en mente llegaron Los Toreros Muertos", nos cuenta el ahora menudito personaje.

Seguramente (y aunque no se quiera incluso), habrán escuchado y hasta coreado en el baño del bar de su preferencia, justo en ese preciso y preciado momento, el himno etílico por excelencia que Pablo, nuestro héroe de esta historia, escribió hace 30 años y que sigue tan vigente como las necesidades básicas mismas, el tema: "Mi Agüita Amarilla".

"Vi en aquellos días a un grupo que se llamaba La Orquesta De Las Nubes y me pareció que lo que estaban haciendo era música acuática, el escucharlos me evocaba como al curso de un río, y entonces pensé 'quiero y voy a destruir la música acuática.  ¿Y cómo lo hare? describiendo el viaje de mis aguas menores por supuesto'. La canción sigue estando en el subconsciente colectivo de la gente porque tiene muchas lecturas, hay una reflexión sobre la propia creación, últimamente cuando la canto le pongo el componente de cantante que está dando todo de sí mismo como si estuviera cantando una balada de amor pero al doble de velocidad, nos estamos volviendo un poco más punkys ", nos comenta el divertido frontman y compositor de la banda.

El líder y vocalista supo alejarse por un tiempo del mundillo del rock cuando detectó que las corridas de Los Toreros Muertos ya no le satisfacían tanto, quiso hacer otras cosas, intentó de todo y con un gran talento en su país España; hizo cine, hizo teatro, sacó discos solistas de otros géneros e incluso fue reportero y cómico pero nunca le cruzó por la cabeza ser diputado.

"Lanzarme de diputado no, la política es muy aburrida y yo afortunadamente no tengo que vivir una vida tan asquerosa y mediocre como la de la mayoría de los políticos, la canción 'Soy Un Animal' se me ocurrió un día que me subí al escenario a improvisar sobre la definición de la palabra gilipollas, y me salió esa canción no sé por qué, un tema además que me suena un poco a Rubén Blades, un poco salsero sin otra pretensión que la de liberarme, provocar un poquito sí y reivindicarme también como un animal que no es lo mismo que diputado, pero sí que rima", los descuenta certeramente Pablo.

En aquel lejano 1985 al no contar Los Toreros Muertos con un DeLorean a lo Marty Mcfly, no se imaginaban que serían pitonisos con su primer disco, llamado apropiadamente para el 2015,  30 años de éxitos y mucho menos que lo celebrarían en países tan lejanos al suyo, precisamente 30 años después.

"Todo nuestro discurso se ha podido mantener todos estos años en pie porque la música no ha cambiado, ni las estrellas se han hecho más cercanas, sigue habiendo algo que nos molesta y contra eso seguimos luchando, nosotros hace 30 años no podíamos ni concebir lo que eran 30 años, para entonces 30 años de éxitos como se llamo nuestro primer L.P. nos plantaba en el año 2015 o sea no había ni llegado el año dos mil que era el futuro, seguramente ya habrían venido de otros planetas a conquistarnos, la Tierra ya sería mucho más justa o nos atacarían los robots, el futuro nos alcanzó ya estamos en el 2015 y las cosas no han cambiado mucho, más bien ha tirado bastante a peor, pero nunca jamás podría haber sospechado que la vida me trataría tan bien como para permitirme a treinta años de haber formado el grupo que la gente no se encuentre con un espectáculo de abueletes como en los casinos de Montecarlo, en este grupo no se sienta nadie a tocar, todos tocamos de pie y bailando, nos tomamos muy en serio lo que nos tomamos en broma", nos dice para finalizar el buen Pablo Carbonell.

Los Toreros Muertos tocarán en el Foro Indie Rocks! el próximo 23 de mayo y todos volveremos a 1985 con sus canciones como DeLoreans.

 

No es una revista, es un movimiento.