14175
DE LA SELVA A LA CIUDAD

DE LA SELVA A LA CIUDAD

18/Oct/2012

Pasaba del medio día y los rayos del sol ya se filtraban por las ventanas de la Casa Indie Rocks! Podía sentirse una vibra increíble, mucho más de lo normal. Felipe Pérez, vocalista de la banda costarricense 424, y el productor británico, Phill Vinall, estaban de visita. Al llegar y ver a Phil vestido de traje gris con una actitud muy propia, creí que podría tratarse de un tipo muy reservado. Sin embargo, tal fue mi sorpresa al compartir un montón de carcajadas con él y el líder de la banda que promete grandes éxitos.

La historia de 424 se remonta al año 2008 en la ciudad de San Juan, Costa Rica. Cuenta Felipe que abandonó su país con la idea de que hacer música no valía la pena, y parte hacia un viaje de backpacker a Europa. Felipe no contaba con que a su regreso estaría esperándole una banda dispuesta a rockear y a perseguir el anhelado sueño. “Yo hago música más o menos desde los 15 años, pero llega un punto donde digo ‘no vale la pena gastar mi energía en hacer música’… me voy enojado con la música, con el país. Vuelvo a Costa Rica después de este viaje y digo: ‘nada más voy a hacer música porque yo lo necesito,  porque me hace feliz’ (típica línea cheesy). Empiezo a tocar yo solo guitarra acústica unos tres meses. Para abril del 2009, estoy en un concierto y llegan estos tres güeyes y me dicen: ‘Hey, queremos hacer una banda’. Me cayeron muy bien y yo les dije: 'sí, démosle'. Realmente no nos conocíamos, la banda nos juntó y ahora somos súper amigos, hermanos. Hubo cambio de alineación, y el bajista nuevo es un amigo de toda la vida”, compartió el músico.

Tras haber lanzado un EP con sencillos como “No quiero hablar”, y videos dirigidos por su amigo Neto Villalobos, para el 2011 la agrupación formada por Juan Carlos Pardo (batería), Eduardo Mena (guitarra), Leonardo Valverde (bajo) y Felipe Pérez (voz), decide que es tiempo de trabajar con uno de los mejores productores para la grabación de su primer LP titulado Oro. Durante una presentación en el Festival Imperial, Camilo Lara se les acercó y les dijo que compaginarían perfecto con Vinall. Es así que los chicos de 424 contactan al productor de bandas como Pulp, Radiohead, Placebo, y Zoé: “No habíamos hecho un disco nunca, no sabemos como es. Entonces, empezamos a ver opciones, empieza  este juego en el que uno comienza a tratar de adivinar cual será el mejor productor… y realmente no se puede saber. Aparece el nombre Phil Vinall, quien trabajó desde los 90’s con este montón de bandas importantísimas y ha estado haciendo cosas con bandas pequeñas en Latinoamérica, con bandas muy grandes como Zoé. Le escribimos un correo, creo que nos devolvió una línea como de ‘Hey claro pásenme música’. Le pasamos música y al parecer le gustó, según dice él (risas), y le contestamos: queremos ir a la selva. No vamos a grabar en estudio”, dijo Felipe.

La grabación de Oro se llevó a cabo en la Hacienda “La Amistad”,  de acuerdo a Felipe, en Costa Rica todos los chicos están acostumbrados a la mezcla de naturaleza y ciudad. “Todos crecimos yendo a la playa, al bosque, a la selva, a los volcanes. Está muy grabado en nosotros. Cuando decidimos grabar el disco dijimos salgámonos de San José y vámonos a la selva, a donde hay electricidad de una fuente hidroeléctrica infinita, limpia. Estábamos rodeados de hectáreas de selva libre. Es un disco muy melancólico pero mellow (meloso), el ambiente influyó muchísimo”, expresó el artista.

Felipe considera que hasta ahora lo que más ha marcado a 424 es el haber trabajado con Phil, ya que cambió su perspectiva de hacer música. Por su parte Phil dijo que siempre es un gusto trabajar con bandas hispanas ya que son menos complicadas que las europeas, especialmente las inglesas. Dice que al escuchar los temas de los costarricenses inmediatamente le llamó la atención su vibra. “Es la vibra en general. No me gusta trabajar con bandas anglosajonas. Es mucho más divertido trabajar con hispanos porque están abiertos a experimentar y dirigirse a nuevos lugares”, dijo el productor.

Tanto Phil como Felipe dicen haber vivido momentos inolvidables durante la grabación del álbum. Cuentan con un anecdotario que pueden visitar  y ver un poco de la chispa de estos hombres, que a pesar de venir de lugares completamente distintos, comparten algo en común: amor a lo que hacen y un entusiasmo incomparable.

La banda que Felipe describe como “el oro que compra mar y tierra en el amanecer” está preparándose para salir de Costa Rica y conquistar el mercado internacional. “Para mí lo que hacemos es oro, y este conjunto de canciones es como el oro que podemos hacer”, expresó el vocalista.

Estén pendientes de todas las actualizaciones de está enérgica agrupación, y esperemos que pronto nos visiten todos los integrantes para rockear al ritmo de su rock and roll silvestre.

Si quieres ver el anecdotario de cómo se grabó Oro entra aquí.

No es una revista, es un movimiento.