45117
Corazones raptados por Camila Moreno

Corazones raptados por Camila Moreno

Una canción de cuna para su hermana fue el primer esbozo musical de Camila Moreno, quien visitó por primera vez el festival Vive Latino el año pasado en la Carpa Intolerante, donde ofreció uno de los shows más notables y enérgicos del escenario que alberga las nuevas propuestas, y que esta vez regresa al festival para presentarse en un escenario más grande.

En espera de comenzar la composición de nuevas canciones y después de trabajar en la música de la serie Prófugos, nos espera una presentación llena de sorpresas y canciones de su disco titulado Panal, en el que denota la creatividad lírica, el ímpetu de lucha y el ánimo de salvación sentimental de esta prominente mujer cuya melancolía creativa se la debe a Björk, “a los 9 años escuchaba sus canciones y lloraba”, contó en entrevista desde Santiago de Chile.

“Crecí alejada de las grandes ciudades, entre ritos mapuches y los discos que robaba con mi padre… un día decidí tomar la guitarra con la que mi madre entonaba cantos religiosos para aprender a tocar, balbucear, acordes y conectar coros con frases” dijo Camila sobre sus inicios y de cómo dejó su sentir en las hojas que se convirtieron en poemas y después en canciones: “si me fui primero fue porque no podía verte partir”, dice el tema que da nombre a su opus magna hasta la fecha.

“El público es muy receptivo y alucinante” refirió recordando su actuación en 2013, la que valió aplausos, reconocimiento y en la que Ximena Sariñana fungió como invitada especial. Aquel sábado nos dejamos arder con “Incendié” y al final recibimos dulces de parte de la cantante, quien después se dio tiempo para ver a Tame Impala, banda que hasta a la fecha le encanta y que tuvo oportunidad de volver a ver recientemente.

“Además del festival me gustaría llegar a Monterrey y demás ciudades de México y Latinoamérica”, comentó la cantautora sobre el trayecto de su propuesta musical que poco a poco va llamando la atención y reconocimiento. Con un futuro prominente por delante y un largo camino para recorrer, Camila ve su regreso como una nueva oportunidad de mostrarse y agradece la invitación de volver a ser parte del festival más importante de Latinoamérica.

Chamuyo es mentir, improvisar; la palabra chilena para “vacilar” como decimos acá, cosa que a Camila le gusta hacer con su música: “no tomarse en serio los acordes, sino transmitir desde el alma lo que siente, que la alegría fluya y la tristeza inspire desfogues y cosas bellas”, tales como “Te Quise”, algo de lo que podríamos escuchar el viernes en el festival.

No es una revista, es un movimiento.