44370
Adanowsky: el universo en una misma entidad

Adanowsky: el universo en una misma entidad

20/Mar/2014

Hace un par de semanas Adanowsky apareció en la casa Indie Rocks! maquillado y con labial rojo. Su pelo estaba cubierto de spray y su traje de terciopelo era cortado a la medida, se lo hizo un sastre japonés que viste a Sean Lennon Yoko Ono. El motivo de su look es Ada, su nuevo personaje.

"Mi madre había perdido una niña unos años antes de que naciera mi hermano y volvió a quedar embarazada. Tiró una carta del tarot, salió la estrella (una mujer con una jarra de agua) y dijo: 'va a ser niña'. Entonces encontró el nombre Ada, le contó a mi padre y él conestó: 'yo encontré el mismo nombre hoy, qué raro. Quiere decir que va a ser mujer y vamos a llamarle Ada'", contó Adán.

Al nacer, el bebé se reveló como un hombre, por lo que tuvieron que adaptar el nombre y llamarlo Adán. Sin embargo, en el vientre, aquel niño había recibido la información de que era una niña.

"Viví con esa niña muerta dentro de mí, sentía la decepción de mi madre. Lo sentí toda mi vida pero fui consciente de eso hace tres años cuando me cuestioné qué pasaba con mi masculinidad y saqué mi mujer interior. Ada representa la complementariedad; no hay diferencia entre el hombre y la mujer, somos dos partes del mismo universo y, por lo tanto, somos el universo, explicó.

“Voy a crear a Ada, la voy a vivir y usaré el arte para sanarme. Es muy importante que este personaje tenga una vida propia porque me va a acompañar durante años. Estoy viviendo el personaje, como como el personaje; no mezcla arroz y pollo por ejemplo. Después la voy a matar en el escenario al final de la gira”, dijo

Sin embargo, a diferencia de El Ídolo y AmadorAda marca una era distinta: “Cuando empiezas tienes la necesidad del ego, de ser reconocido. Después, cuando lo tienes, quieres durar. En un momento dado te calmas, llegas al silencio y estás más tranquilo; tu meta ya no es eso, ahora es crear una obra que tenga sentido, que le hable a la gente y que inspire”, comentó Adanowsky.

“En los demás discos era otra cosa, estaba centrado en mi mismo y en el pensamiento del yo, ahora estoy en el pensamiento de nosotros y un día estaré en el pensamiento supremo de la divinidad, de la energía universal; a eso quiero llegar. Hacer feliz a la gente con mi música es mi forma de sembrar algo nuevo en el mundo”, aseguró.

Para esta nueva meta, Adanowsky volvió a París, donde grabó el disco, pues sentía que en México cuando te empieza a ir bien te puedes perder muy rápido en un delirio egocéntrico.

“Sentí que estaba mintiendo, era algo que no soy. Por eso decidí irme a un lugar donde no me conocen, mi casa, París, donde están mis amigos que me quieren por quién soy”, explicó.

Para su nuevo disco buscó que las letras correspondieran a lo que quiere decir, pues tras años de cantar irónicamente “Me Siento Solo” y “Estoy Mal”, empezó a sentir un efecto negativo. Ahora sus rolas son más positivas pues la vida es una fiesta. El proceso de producción también fue más íntimo, compuso 70 canciones de las cuales grabó 20 en un sótano parisino.

“No quería el gran estudio de rockstar. Trabajé con los músicos de Gush, grabamos en vivo y parece casi electrónico ochentero, pero todo lo tocamos nosotros. Tardé dos meses en mezclarlo y me tomó dos años en acabar el disco en total. Asistí a clases de baile y de canto, cambié el estilo de música y el sonido; me reinventé de cero”, explicó.

Por ahora, Jodorowsky vivirá a Ada y seguirá su camino como artista, pues cuando no crea se angustia. Seguirá con la música, la poesía y el reto de escribir y producir su primer largometraje musical.

No es una revista, es un movimiento.