98115
Venom en Carpa Astros

Venom en Carpa Astros

Michel
Trevilla @TrevillaMichel

03/Sep/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Carpa Astros

Venom volvió a hacer lo suyo en su regreso a México.

La noche caía, el desfile de seres de oscuridad se hacía presente sobre Tlalpan y las puertas del circo engullían a los que querían participar en la invocación a Satanás.

Las luces de un gran carrusel iluminaban el escenario de la Carpa Astros en el que Raped God y Lust tenían el honor de iniciar la ceremonia para recibir a Venom, legendaria banda británica de black metal. Las bandas mexicanas hicieron su presentación entre headbanging, cerveza, encuentros y una llovizna que asomaba las intenciones de Tláloc a complicarnos la noche, aunque nuevamente corroboramos que los dioses aman al metal.

El silencio reinó, los asistentes vibraron y Cronos, La Rage y Dante iniciaron la ceremonia entre gritos y horns up. El riff característico de “Black Metal” inició el ritual de la noche; las cabezas volaban, la gente coreaba y Cronos recitaba con furia “Open the door, enter hells core, black is the code for tonight. Atomic force, feel no remorse, crank up the amps now it's night. BLACK METAL”

La guitarra rugió ferozmente y escupió fuego para darle forma a “The Death of Rock 'n' Roll”, canción de su último álbum From The Very Depths de 2015. “Bloodlust” comulgó con un solo de guitarra virtuoso, “Welcome to hell” hizo honor al pasado y transportó al inicio de todo con su sonido sucio y distorsionado, y “Countess Bathory” resonó en las voces de los presentes mientras que Cronos guiaba el ritual.

“Antechrist” explotó frente a todos y el mosh pit acompañó al ritmo de una batería encolerizada; las voces hablaron en nuestra cabeza y “Buried Alive” del Black Metal de 1982 se hizo presente, e “In Nomine Satanas” dejó rastro con su riff oscuro y decadente.

La ceremonia estaba llegando a su fin.  “Long Haired Punks” y su alma thrashera hizo eco en la evolución de una banda con historia; “Warhead” abrió las puertas del purgatorio y sonó la influencia de Black Sabbath que hizo de esta una canción sombría y “Rise” avivó el fuego interno de los espectadores.

Para terminar la ceremonia, “Witching hour” como último aliento del tiempo y “In League with Satan” para recordarnos el pacto eterno que hicimos con Satanás al momento de dedicar nuestra vida al metal.

El tiempo no perdonó nuestra inmortalidad y después de una hora, cinco minutos, Venom bajó del escenario habiendo dejado rastro de su paso por las tinieblas.

REDACCIÓN:

Romelia
Zúñiga

FOTO:

Michel
Trevilla @TrevillaMichel

No es una revista, es un movimiento.