Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

22713
Una noche llena de fuerza, baile y comunión con Los Rastrillos

Una noche llena de fuerza, baile y comunión con Los Rastrillos

Noel
Orlando Calderón López @Soy_Noel

22/Abr/2013

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Pareciera ser que en un país donde nada pasa y todo sucede, las víctimas de la violencia van perdiendo poco a poco la esperanza ante las supuestas acciones que realizan los funcionarios públicos; sin embargo, este sábado, Los Rastrillos se encargaron de regalar mucha energía positiva y reggae con la presentación de su disco Luces en el Teatro de la Ciudad de México.

Poco a poco, uno de los teatros más bonitos de la Ciudad se fue llenando de todo tipo de público; desde los papás que cargaban a sus hijos en brazos, hasta los mismos familiares y amigos de la agrupación como Andy Velázquez (esposa de Vince Monster). Como era de esperarse de un reciento como este, los formalismos se observaron en las tres primeras canciones, en las cuales nadie se paró de sus asientos, pero con “La Música”, todos comenzaron a moverse lentamente.

El baile, la fuerza y la comunión de este mensaje musical se mostró en su máximo esplendor cuando Zopi (vocalista) y Chino (batería) animaron al público con su “Yeah, yeah, yeah” al terminar frases como “Si te gusta el reggae music, grita…”. La euforia fue disminuyendo con las siguientes canciones, pero toda la atención se centró en la mujer jaguar que desfilaba entre los asientos, presentando así a una de las bandas invitadas: Tribu. La mezcolanza de ritmos nos llevó a las raíces de la música prehispánica, llenando al teatro de una atmósfera llena de tranquilidad.

El entusiasmo de los fanáticos regresó cuando Los Rastrillos se pusieron un poco más cómodos y comenzaron a tocar esa canción de la bella playa de Oaxaca, “Zipolite”, para después convertirse en reggae men con sus mejores pasos de baile, y aunque no todo era una gran fiesta, los integrantes de la banda mexicana también interpretaron “Luces” para todos aquellos desparecidos a causa del narcotráfico, pero especialmente la dedicaron para su compañero Iván Serrano, a quién no han encontrado desde el 2011.

Entre canciones dedicadas a los niños, a los estudiantes rechazados y al famoso personaje de “El Magazo”, la agrupación nos demostró que el reggae puede abarcar todo tipo de culturas y extraer lo mejor de las raíces musicales para crear un ambiente único como lo fue el momento en que el teatro unió el compás de sus palmas al ritmo del corazón, creando una simetría de sonidos que hizo explotar a la agrupación entre saltos y alegría.

Aún había mucha energía entre los asistentes, tanta que a pesar de que Los Rastrillos salieron del escenario, el público pidió más canciones, entre las cuales se encontró esa letra inolvidable del famoso libro de la selva, “Balu”, también criticaron a toda la clase política con “Pendejo” y culminaron su presentación con una canción en francés, dedicada para todos los que no lo hablan.

A pesar de las adversidades, la banda de reggae supo como celebrar 24 años de trayectoria y  demostraron que su principal objetivo será seguir fusionando ritmos y letras para hacer reflexionar a las personas sobre el futuro de nuestro país, y aunque no resulta una tarea bastante sencilla, ellos siempre sabrán cómo mantenerse positivos.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Noel
Orlando Calderón López @Soy_Noel

No es una revista, es un movimiento.