42423
Tragedy: monstruoso momento de puro punk

Tragedy: monstruoso momento de puro punk

Osiris
Priego @OsirisPriego

17/Feb/2014

Detalles

Dentro de las actividades por el primer aniversario (y mudanza) de la celebre tienda de discos Carcoma Records, un maratónico fin de semana que inició el viernes con Heartsounds y After the Fall, pasando por el sábado con Stoic ViolenceSad Boys y Nomad, culminó en un épico y destructivo domingo con un cartel no sólo lleno de talento nacional, sino con las referencias del crust punk moderno, los originarios de Memphis, Tennessee, Tragedy.

Desde las 16:30 h comenzó a llegar la gente. Entre amigos, otros músicos y, por supuesto, devotos al punk, poco a poco la pista del Salón Caribe se veía más y más llena. Dieron inicio a la tardeada destacados representantes de las escenas punk y hardcore de nuestra ciudad MDD, Muerte y Decomposed Society; las botas, pantalones cuadriculados y pelos parados comenzaron dar los primeros empujones y puñetazos.

Sin duda, uno de los primeros grandes momentos del show fue cuando KLH tomó el escenario, ya que se vieron los primeros pits y patadas en el trasero tan necesarias en un show de punk para despertar a quienes no caían en consciencia de la alta demanda física y de resistencia que el concierto demandaría. Posteriormente, uno de los nombres más temidos del crust mexicano actual, Kagada de Perro, abrió el pit con sus temas de anarquía, anti-fascismo y destrucción masiva.

Los primeros invitados de origen extranjero, Trenchgrinder, desde Nueva York, ejecutaron sin cuartel una mezcla de death y grind pesada, rápida y ensordecedora. Algunos despistados y otros curiosos se acercaron lentamente al remolino de golpes para terminar con ganas de más, ya que fue un set relativamente corto comparado con sus antecesores. A la par de esta presentación, el primer y único intento de “portazo” fue mermado por la clausura de la entrada para evitar cualquier sorpresa. Quienes entraron, entraron.

Pasadas las 21 h, el escenario se vistió de gala para recibir al esperado estelar que, sin perder el tiempo, soltó pesados guitarrazos que desataron el infierno dentro comenzando con “The Day After”, “Not Fucking Fodder” y “Hunger”. Crust punks, metaleros y uno que otro “equis” se dieron cita en medio del recinto para destruirse los unos a los otros, brincos histéricos y puñetazos a la cara (con consciencia) generaban risas, abrazos y amigos voladores durante más de una hora que duró el pesado show.

“Beginning of The End”, “Plan of Exit” y “Vengeance” sonaron tan rápidas y agresivas que parpadear se volvía un lujo y tras varios vasos de cerveza, litros de sudor y zapatos extraviados, la banda cerró con “Conflicting” en lo que fue un inolvidable y monstruoso momento de puro punk. Agradeciendo a la asistencia, se dio paso para el último acto que, si bien gran parte de los presentes ya se encontraban agotados (y algunos ya hasta se habían ido), un último pit se abrió para los héroes locales de Xenofobia.

Pocas cosas se comparan con la energía e intensidad de estar en medio de un torbellino de gente mientras veloces compases y ensordecedoras canciones sonorizan el caos. Sin lugar a dudas, aquellos presentes se comportaron a la altura de un gran cartel que celebró por a una gran tienda de discos que esperamos que viva durante muchos años más. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @OsirisPriego

No es una revista, es un movimiento.