Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

14334
The Used, entre el hardcore y la emotividad

The Used, entre el hardcore y la emotividad

Édgar
Hernández @FranccelHdz

22/Oct/2012

Detalles

Un concierto está plagado de primeras veces que vuelven a esa noche inolvidable. Quizá es la primera vez que suben en hombros a alguna chica o que un adolescente bebe una cerveza o se emborracha. En el concierto de The Used del sábado 20 de octubre, para muchos fue la primera vez que escucharon a la banda tocando en vivo.

Después de cinco años de haber visitado México por última vez, The Used regresó para presentar Vulnerable, su disco más reciente, y para grabar en la memoria de sus fans un concierto en el que el cariño fluía tanto de parte de la banda como del público. Aunque suene muy poco hardcore, fue una presentación verdaderamente emotiva.

La energía de los fans se hizo presente desde que se apagaron las luces del Auditorio Blackberry para que la banda subiera al escenario. The Used abrió con "Put Me Out", track perteneciente a su última grabación, pero que fue recibida por el público como si se tratara de uno más de sus éxitos consagrados. Si alguno de los asistentes desconocía el historial discográfico de The Used, bien pudo haber pensado que estaba en un concierto de greatest hits, porque los fans corearon absolutamente todas las canciones. La banda siguió con "Take It Away" y "The Bird and The Worm", dando una probadita de dos importantes éxitos de sus discos anteriores.

Bert McCracken, el sudoroso vocalista de la banda, saludó por primera vez a los asistentes después de la tercera canción (afortunadamente supo que estaba en ‘Mexico City’, no como Orlando Weeks, de The Maccabees, que saludó a “Southamerica” en su reciente presentación en el Corona Capital) y no dejó de hablar con los fans durante todo el concierto, mostrándose emocionado y agradecido de volver a tocar en la ciudad.

Como todo gringo simpaticón, Bert intercalaba el inglés y el español cuando platicaba entre canción y canción, ganándose los aplausos de los fans cada vez que decía “gracias”, o cualquier otra frase en el idioma de Cervantes.

The Used campechaneó canciones de sus cinco álbumes para no dejar sentido a nadie, ejecutando cada una de las rolas con la misma potencia con la que tocaban cuando inició su carrera hace exactamente una década, y mostrando por qué siguen sacando discos y ganando fans.

Pero la mención de honor se la llevaron los más de mil seguidores que corearon cada una de las canciones que tocó la banda, que mantuvieron sus brazos en el aire durante la casi hora y media que duró el concierto (¿por qué son tan cortos los conciertos en estos días?) y que saltaron sin parar sobre el piso de esponja del recinto que amortiguó cada paso y cada brinco.

Indudablemente, The Used brinda algo que hace sentir bien a los que se adentran en la filosofía de su música, tal vez los mejora, tal vez los alivia, o los alegra o les muestra algo de verdad. Algo dan a los fans para que estos les hayan agradecido de una manera tan entregada, enérgica, sincera y emocionada.

The Used sigue fiel a sus principios como banda, no se han vendido y seguramente no lo harán. Navegan con un low profile que los mantiene un tanto fuera del reflector y que no los vuelve la banda más conocida en el género alternativo/hardcore al que pertenecen, cosa que agradecen no solamente sus fans, sino todos aquellos que creemos que la música aún puede conservar su rasgo de salvadora de almas y que no es solamente un producto prefabricado. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Édgar
Hernández @FranccelHdz

No es una revista, es un movimiento.