41031
The Flatliners: épico y glorioso punk rock

The Flatliners: épico y glorioso punk rock

Diego
Figueroa @halofive

27/Ene/2014

Detalles

El pasado 26 de enero el célebre Multiforo Alicia albergó un enorme y muy especial concierto que, además de cerrar con broche de oro la pequeña gira nacional que llevó por una semana al cuarteto canadiense The Flatliners a través de varias ciudades de nuestro país, dejó en claro que el punk rock mexicano está más vivo que nunca.

Pasadas las 17 h y con un aforo considerable, los primeros en tomar el escenario fueron los de apenas 18 años Sheena The Zebra, quienes visitaron el Distrito Federal para una de sus primeras tocadas, misma que, con gran recibimiento, le abrió paso a uno de los combos que más ha dado de que hablar últimamente en el circuito de clubes: Dolores, agrupación que gracias a sus letras entre crítica y parodia social generó no sólo aplausos, sino uno que otro empujón.

Acto seguido, desde Guanajuato, subió al escenario Nadie Calavera, que si bien sus influencias para el ska punk que ejecutaron podrían ser Reel Big Fish o The Mighty Mighty Bosstones, su sonido evoca más a la Tremenda Korte y a Salón Victoria, pero no por eso desentonaron, sino que había gente coreando y aplaudiendo con enjundia, preparando la tarima para el primer gran set de la noche: Us Against The World.

Liderados por Ihxel y con Aldo de Tungas en la guitarra como invitado especial, la banda capitalina ofreció una presentación que incluyó temas de su repertorio como “U Know My Name” y “Breathing”, los cuales se llevaron los primeros stage divin’ de la noche.

El momento de la presentación de Tungas llegó y es de hacer mención de la gran figura y presencia que el grupo tiene en la escena; no sólo poseen talento, compromiso y profesionalismo, sino que la gente los adora. Se abalanzan sobre el micrófono de Aldo al momento de “Dicen Que Estoy Muerto” y “Monstruo”, se comen el escenario a gritos y aplausos.

Con un tributo al recién difunto y muy extrañado Tony Sly de No Use For A Name, Tungas interpretó “I’m Not Your Saviour”, que desató el caos en la pista, para luego terminar por destruirla con su ya clásico “Brindemos”. Tungas va como cohete, y a la velocidad y ritmo que llevan, que no les sorprenda que sean la siguiente “gran banda” de nuestro país.

Alrededor de las 21:30 h., Scott, Paul, Chris y Jon, desde Toronto, Canadá, tomaron sus instrumentos y arrancaron sin cuartel con “Eulogy” para seguir con “Bury Me” de su más reciente y muy destacado álbum Dead Languaje. Agradecimientos, mensajes de amor y saludos fueron respondidos con brincos de descontrol y body surfin' mortal que durante toda la noche no pararon. “Casket Full”, “Monumental” y “July! August! Reno!” fueron coreadas a todo pulmón y al unísono; la sola imagen de ver al grupo y audiencia conectada como uno enchinaba la piel.

“Fireball”, otro homenaje a Tony Sly, se dejó escuchar y cual serie de tributos a Jeff Hanneman de Slayer en los shows de metal, la remembranza de No Use For A Name desató olas de aplausos y cánticos con dolo; pocos son los shows en los que además de ver una banda que lo deja todo en el escenario se puede encontrar a los integrantes de las bandas teloneras que, al mismo nivel del público, se avientan, brincan, empujan y abrazan para corear y vivir las canciones: miembros de Tungas, Dolores y Us Against The World se podían ver entre la audiencia coreando “He Was a Jazz Man”.

Una celebración al género, a un icono desaparecido, y un show memorable serían frases que vendrían a la cabeza para describir lo acontecido el pasado domingo; pero más allá de descripciones, laureles o remembranzas, fue un gran show de puro punk rock. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.