11876
Súper Mega Reventón, y Así.

Súper Mega Reventón, y Así.

Ignacio
Miranda

03/Sep/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Fue posiblemente la voz que se corrió tras las pasadas presentaciones de Boys Noize en México por lo que el Auditorio BlackBerry estaba a reventar. Una primera e inolvidable noche de baile teloneando a los maravillosos Groove Armada en el Parque Alameda Poniente, allá por el año del 2008, y otra en el infame Bleu Club a mediados del 2010, forjaron una reputación en el DJ teutón que le valió un quórum digno de rescatar.

Pasada la media noche, y precedido por la presentación de W.O.L.F, acto electrónico nacional que pasó sin pena ni gloria, Alexander Ridha con su característica gorra y sus audífonos a medio cuello, inició lo que sería una intensa y estrobodelica noche de electro y house. Desde temas de su autoría como "1010", "XTC","Jeffer" y "What You Want", hasta mezclas de Daft Punk, Peaches, Erol Alkan, Destructo y Jay Z convocaron un mar de iPads y celulares documentando cada movimiento y destello de las pantallas tras el DJ, como sí se tratara de concurso o una desquiciante competencia.

Los eventos de esta índole y género, haciendo remarque especial en el tipo de personas que convocan, siempre fallaran como concierto. Dentro de la concepción tradicional del término, durante un concierto la atención del espectador debe estar en la música, pero siendo que los niveles de alcohol en la asistencia eran lo suficientemente altos como para que a la mayoría de los juniors y mirreyes presentes no se les entendiera el más mínimo balbuceo, durante las casi dos horas de concierto no hubo una sola persona que prefiriera bailar, brincar, aplaudir, mover el bote, o lo que fuera menos platicar por encima de la música. Es aquí donde el concierto falla, pero la experiencia de fiesta brilla y destaca, ya que mientras los individuos de camisa abierta, tez blanca y ondulados rulos rubios charlan sobre otros conciertos en los que también se la pasaron platicando o lo que posiblemente tendrán que hacer el lunes en la oficina, tienen a nadie más y nadie menos que a Boys Noize amenizando su cotorreo.

No es precisamente que la música de Boys Noize sean complejas y elaboradas piezas dignas de escuchar con detenimiento, lo importante es estar ahí. Así de sencillo. Estar ahí, ya sea que suene Da Funk, Lemonade, Technology, o Niggas in Paris, el simple y sencillo hecho de trasladar la farra del loft de tu amigo que es fotógrafo, al Auditorio BlackBerry para seguir platicando, medio bailando (cuando se te acabó el tema de conversación), o netamente bebiendo, la experiencia fiesta jamás se compromete, y uno podría asegurar que fue un concierto inolvidable ¿Qué canciones sonaron? Sepa ¿Cuánto duró? Quién sabe ¿Estuvo chido? ¡Claro!

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Ignacio
Miranda

No es una revista, es un movimiento.