26092
Su majestad parisina: Sébastien Tellier

Su majestad parisina: Sébastien Tellier

Ignacio
Miranda @NachoMiranda7

09/Jun/2013

Detalles

Aunque seguramente algunos despistados llegaron al Auditorio Blackberry, el cambio de sede al Polyforum Siqueiros no fue contratiempo para que el evento saliera en tiempo para unos asistentes ansiosos por disfrutar el pop francés de Tellier.

Antes de la presentación estelar, el encargado de poner a tono la noche fue el Dj y también productor Teen Flirt, que con una base de sonidos bajos, preparó el oído del publico.

Pasadas las once de la noche, y después de unos cuantos chiflidos de desesperación por parte de los aguerridos fans, Tellier y el par de músicos que lo acompañaban dieron inicio al concierto con “Pepito Bleu” que, como dijo él, se tomó su tiempo para la introducción del concierto.

La segunda entrega fue “Against the law” que al ritmo de las luces con tonalidades rojas, azules y blancas alumbraban el recinto artístico sin necesidad de visuales elaborados o pantallas con arte francés. Desde los primeras acordes de la guitarra, y los toques electrónicos de los sintetizadores, se sabía lo que nos esperaba esa noche: Un show electrizante con toques de un refinado pop francés.

Entre cada canción, Tellier hizo pequeños comentarios en francés, lo cual después dejó de hacer para anunciar que sólo hablaría en inglés debido a que nadie, aunque se sintiera muy parisino, comprendía el discurso.

“My poseidon” tranquilizó la atmosfera de un publico eufórico que, con el paso de los minutos, se compenetraba con Tellier. Tras una pequeña y calmada pausa, los beats subieron con “Cochon Ville”, que con gran parte instrumental, dejó en claro la clase de música que estaban tocando sobre el escenario.

Tras demostrar la calidad del álbum My God Is Blue con cuatro anteriores canciones, Tellier y sus músicos dieron paso a una mezcla de sencillos de otros álbumes como el exitoso Sexuality. Un pequeño espacio para pedir una cerveza sirvió para escudarse de las emociones que sentía, quizá algo tenía esa cerveza, algo que hizo una noche inolvidable para todos los asistentes.

“Fingers of Steel”, con su hipnotizante ritmo, siguió contagiando de un ambiente parisino al Polyforum Siqueiros. inmediatamente siguió “Russian attractions”, la cual provocó un climax musical.

Tellier y sus músicos dieron rienda suelta a los instrumentos que portaban, y en cada canción nos deleitaban con una versión extendida y mejorada.

“Kilometer” tuvo una introducción caótica con el sintetizador que, en un ambiente de total oscuridad, recibía al ritmo de los sonidos pequeños destellos de luz hasta que dio comienzo una de las mejores canciones de la noche. Para “Roche” y “Divine” se tranquilizaron los ánimos, los beats bajaron de intensidad y llenaron de toques rosas el foro, momento pen que se apreció un ambiente bohemio y muy agradable.

“Sexual Sportwear” demostró que un baterista puede combinar y guiar la canción de forma perfecta entre percusiones digitales y secuencias melódicas de sintetizadores sin necesidad de la gran voz de Tellier. “No es necesario que me vean, en esta canción casi no canto” , Tellier invitó a los fans a disfrutar de "La Ritournelle", una de las canciones más hermosas de la noche, con secuencias sinfónicas creadas en el 2004 con su álbum Politics.

Con un súbito “adiós”, Tellier bajó del escenario para el único encore del concierto que, después de unos minutos, dio paso a una introducción de sintetizadores. Después de pocos minutos, "L’amour et la violence" fue aplaudida con mesura, dejando que las notas de piano, seguidas por seductoras secuencias electrónicas, tuvieran un papel estelar.

Sin saber que “Yes, it’s possible" sería la última canción, todos los asistentes, cual acto religioso, guardaron un silencio solemne en el transcurso de la canción. Las luces cumplieron su papel al convertir en una catedral el Polyforum Siqueiros, dejando que un solo de guitarra diera el sermón que todos necesitaban escuchar.

Agradecido con los asistentes, Tellier se despidió con un “nos vemos pronto” y dio paso a un after donde de nueva cuenta Teen Flirt fue el encargado de ambientar con sonidos grooves en la carpa blanca.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Ignacio
Miranda @NachoMiranda7