38339
Steve Vai y la maestría de la versatilidad

Steve Vai y la maestría de la versatilidad

Cortesía
OCESA

27/Nov/2013

Detalles

“Espero que estén preparados y cómodos porque tocaremos durante seis horas”, así amenazó el pequeño Steve Vai al aterrizar sobre el escenario del Teatro Metropolitan tras varios años de visitas a nuestro país pero que, sin oportunidad para la dubitativa, logra superar una y otra vez.

Con su más reciente material, The Story of Light, bajo el brazo, el guitarrista hizo de su presentación algo que dejó más que satisfechos a aquellos que llevaban casi una década de espera a su retorno. Entre cambios de vestuario y equipo, el recital dejó en claro que la versatilidad de Vai no se limita a sus piruetas al tomar la guitarra, sino que está plagada en todo lo que pone en sus manos.

Una más que histriónica manera de interactuar con el público, una rica variedad en los distintos géneros que ejecuta, dinamismo las improvisaciones con sus igualmente virtuosos músicos y, sobre todo, la actitud que un verdadero frontman debe tener para que tres horas de concierto pasen en un parpadeo. 

Además de los obligados temas nuevos, sonaron clásicos del Passion and Warfare, The Ultra Zone (con todo y disfraz de robot) y Fire Garden, parte de un brillante y y sobre todo aplaudido bloque de temas acústicos.

Una de las cosas más remarcables y plausibles de la presentación de Vai es que la búsqueda de apoyar y enfocar la atención en el talento y propuesta propia de sus músicos de apoyo, entre dejarlos interpretar sus respectivos solos de bajo, batería y guitarra acústica, hasta permitir que Dave Weiner interprete parte de su nuevo material solista, creando un gran contraste con Yngwie Malmsteen, el otro virtuoso que nos visitó recientemente y que tiene a sus músicos en una esquina y ni los presenta.

Como si fuese una conversación fluida y muy entretenida, Steve invitó al público a “platicar” con su guitarra, a entablar una discusión que iba de un lado a otro como si dos voces intercambiaran opiniones. Además de una divertida improvisación a base de las voces de dos asistentes que invitó al escenario, Vai realmente dejó en claro que mientras el público demostrara efusividad y entrega, él haría lo mismo, dando como resultado un show que él mismo aplaudió antes de retirase: “Gracias no solo por esta noche, sino por todos los años de apoyo ¡Dios los bendiga!”

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cortesía
OCESA

No es una revista, es un movimiento.