157230
Solomun en Deportivo Lomas Altas

Solomun en Deportivo Lomas Altas

Cortesía
Tráfico

01/Nov/2019

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Deportivo Lomas Altas

Artista(s)

Solomun: Su nombre habla por él.

El día de ayer el Deportivo Lomas Altas se llenó de los mejores beats del techno. La vibra se podía sentir desde la fila para entrar. Todos esperábamos ansiosos bailando un poco para que se nos quitará el frío. Ahí mismo se escuchaban historias de cómo muchos fans han estado bailando con Solomun noches enteras, sin importarles que pasen las horas.

Personas de todos lados vinieron a ver al mejor: Solomun, gente de Tampico, de Hidalgo y de la Ciudad de México. Sin embargo, todos bailaron con Innella, los DJs encargados de ambientar el lugar. Ellos dieron pie, a la gran fiesta que se acercaba.

Mladen Solomun, mejor conocido por su nombre artístico Solomun, es un DJ y productor Bosnio. Tiene una trayectoria gigantesca y toda está historia, experiencia, vibra e inspiración, la demuestra en el escenario.

Sus habilidades para hacer bailar a la gente son sorprendentes, el día de ayer todos descubrimos –una vez más– porque este DJ es tan querido en México.

El venue se convirtió en la pista de baile más grande que cualquiera de nosotros haya visto, acompañado de un espectáculo de luces brutal.

Es la primera vez en mucho tiempo que veo cómo las luces se convierten en un valor agregado al espectáculo, ya que son parte de una narrativa muy bien diseñada. A esto contribuyó un video mapping que ambientó el lugar, y le dio un toque especial.

Aclamado por gritos, aplausos y celulares, Solomun subió al escenario como un Rey. Después de sus shots de tequila, estaba listo para dar un excelente set. Como siempre.

Aunque durante la presentación él estaba muy serio y concentrado, antes de subirse al escenario tenía una sonrisa de oreja a oreja. Rodeado de gente que lo abrazaba y sobre todo le aplaudía.

Es increíble ver a un artista qué realmente disfruta lo que hace y todo eso se lo transmita a su público. Eso experimentamos el día de ayer.

Uno de los detalles que resaltaba en esta presentación es que dentro de los espectadores había mucha gente disfrazada. Un elemento que le daba autenticidad.

Se veía un contraste de edades y una diversidad en los asistentes, pero esto no limitaba a ninguno de nosotros seguir bailando. Los sonidos característicos del techno nos inundaron por completo. Cada sonido, cada chirrido, cada drop nos ponía eufóricos.

Literalmente Solomun nos hizo vibrar.

La experiencia que compartí con todas las personas que dejaron sus pies en la pista fue sorprendente. El clímax de la noche fue darme cuenta que la mayoría de los que estaban a mí alrededor estaban bailando y disfrutando. Sus celulares estaban guardados y lo único que hacían era marcar los pasos que daban.

Hace mucho tiempo que no veía este “fenómeno”. Lo llamo así, por que hoy en día las personas que van a los conciertos solo se dedican a tomar fotos y grabar el concierto en vez de disfrutarlo. Y el día de ayer la actitud de la multitud me dejó sorprendida. Para esto existen los conciertos, para eso vamos. Desconectarnos por un rato y dejarnos guiar por los pum pums.

FOTO:

Cortesía
Tráfico

No es una revista, es un movimiento.