46824
Sleigh Bells: En plena evolución

Sleigh Bells: En plena evolución

Ian
Rodríguez @IanRS_

16/Abr/2014

Detalles
Artista(s)

Quince minutos antes de las nueve de la noche el interior del Plaza Condesa lucía semivacío, con sólo un grupo de chavos en atuendos hip fumándose con toda la calma un cigarro a la entrada del edificio. Fue interesante notar lo verdaderamente puntual de este público conocedor, saben a lo que van y cómo, ya que para las 9:10 el recinto estaba lleno a tres cuartas partes de su capacidad.

Incluso antes de saltar al escenario, Sleigh Bells se refrendaba como un grupo pop, noise-pop dicen los que saben, al hacer sonar por el sistema del inmueble a MadonnaMichael Jackson y Mariah Carey, ante los cuales algunos bailaban con sentido irónico mientras que otros lo hacían con cadencia sincera.

Pero Sleigh Bells, post Bitter Rivals, es muy diferente en vivo a en estudio. No más noise-pop, sino un sincero grupo de hard rock con su cantante, Alexis Krauss, ataviada en diversas capas de sexy indumentaria negra que evoca íconos rockeros como Pat Benatar.

"Ganaron las guitarras", bien dijo el cerebro musical del grupo, Derek Miller, tras el lanzamiento de su último material. El grupo se lanzó al ataque con "Minnie" y no hubo vuelta atrás, una canción tras otra de rock con algunos ritmos de hip-hop y relativamente poco sampleo comparado al trabajo en estudio. Se escuchó "Crown on the Ground", "Bitter Rivals" y "Demons", en la que la iluminación apropiadamente aluzaba el escenario con un rojo similar al del mismo infierno.

El honorable del Plaza los seguía tanto en energía como en coros y palmas, enloquecía un poco ante el español bastante decente de Krauss, quien, gracias la buena reacción de la gente, dijo aliviada "antes del show estábamos aterrados", hizo comparaciones favorables con el público de la primera vez que tocaron en nuestro país, durante el festival Corona Capital, e incluso dedicó "You Don't Get Me Twice" a un par de fieles seguidores presentes en la audiencia.

Las mejores reacciones vinieron para nuevos clásicos de esta década en curso "Kids" e "Infinity Guitars". Sleigh Bells completaba su alineación de cuarteto rockero con Chris Maggio en batería y Ryan Primack en requinto, otro headbanger de corazón al igual que Miller, quienes pegaban sendos guitarrazos, saltaban y quemaban calorías como si estuvieran compartiendo escenario con Lemmy Kilmister.

Tras regresar al escenario después de un pequeño descanso vino uno de los puntos álgidos de la noche, cuando Primack y Miller, con su guitarra felina (la misma de la portada en Bitter Rivals), cambiaron por unas acústicas para interpretar "Young Legends", también del nuevo álbum. Fue un momento diferente en el concierto, con un nuevo sonido que quiere destaparse de esa creciente colaboración entre Krauss y Miller, como un nuevo rumbo alejado de M.I.A. y Def-Leppard.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:

Iván
Lechuga

FOTO:

Ian
Rodríguez @IanRS_