52335
El Mató y The Men: 8 años de una montaña rusa de decibeles

El Mató y The Men: 8 años de una montaña rusa de decibeles

Ian
Rodríguez @IanRS_

27/Jul/2014

Detalles

Ocho años dan para perderle el miedo al eclecticismo. Entre variedades de tequila, vodka, ron, cerveza y agua vitaminada, los invitados a la gala se acomodaron en la pista y en los balcones del Foro Indie Rocks! para escuchar la mezcla de propuestas underground locales y foráneas.

El telón se hizo a un lado para dar paso al sólido set de apertura de Terror Cósmico. La fuerte distorsión rebotaba en los vitrales y hacía estremecer la duela del segundo piso. La banda abrió con material de su primer trabajo: Muerte y Transfiguración, una serie de piezas instrumentales ancladas en el metal progresivo y el alto volumen. Ese fue el banderazo inicial de un gozoso ensordecimiento que se prolongaría toda la noche.

Cuando Los Negretes subieron a tocar su punk-rock dieron un breve respiro a los altos decibeles y provocaron que las primeras señoritas empezaran a menearse al compás de sus rasgueos. La distancia entre su sonido y el de la banda que los precedió llamó la atención de los asistentes, quienes encontraron la oportunidad de fundirse junto a su propuesta más rítmica y pegajosa. Entre las más estimulantes se contaron “Puta Ciudad”, “Cleopatra” y “Princesa de Medianoche”.

Luego Los Viejos,  los cínicos de la velada enmascarados en látex, dieron otro giro al ambiente con hardcore de la tercera edad de nuevo a todo volumen, meneando las canas e invitando a los asistentes a hacer lo propio. Podría decirse que el orden de las bandas fue diseñado para un deliberado in crescendo; Los Viejos mezclaron la distorsión con ritmos sencillos, haciendo que la multitud, chicos y chicas, ya bien aposentados en ambas plantas, no pudieran reprimir las ganas de sacudirse con “Proud to Be” e “Infección Urinaria”.

Tocó el turno a la banda de AJ Dávila y, con ella, el ánimo dio un nuevo giro. Decenas de bocas entusiasmadas coreaban y brincaban cada canción del sexteto armado especialmente para la ocasión, señalando al cielo y deshaciéndose en vitores ante sus cortes pop evocativos de la Movida Madrileña como “Animal”, “Es Verano Ya” y “2333”.

The Men volvió a subir el volumen con temas extraídos de todo su catálogo en la que fue su primera presentación en vivo en México. Lo mejor, sin duda, fueron sus piezas de Tomorrow’s Hits: “Dark Waltz”, “Another Night”, “Going Down” y “Settle Me Down”. Aunque se extrañaron mucho la armónica y el sax, su sonido hizo que la planta baja quedara repleta.

El clímax llegó con los argentinos de Él Mató a un Policía Motorizado. La audiencia se unificó en una ola de melancolía para producir lo que algunos ya consideran el mejor concierto en la carrera de la banda. “Mujeres Bellas y Fuertes” y “Chica Rutera” sonaron grandiosas ante un público que despertó y no paró de moverse y corear al unísono. Vaya noche; impredecible como una montaña rusa.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Ian
Rodríguez @IanRS_