20133
Red Hot Chili Peppers, un buffet bien sazonado

Red Hot Chili Peppers, un buffet bien sazonado

Cynthia
Flores @cherryflores_

06/Mar/2013

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

En el retorno de Red Hot Chili Peppers, a México, los asistentes al Palacio de los Deportes saciaron principalmente su apetito musical con sangre, azúcar, sexo y magia, distintivos de tal vez, los discos más exitosos del combo californiano y de donde se desprenden cortes que en el concierto de ayer fueron los más aplaudidos y coreados.

Las ganas del público por satisfacer la necesidad de sus oídos desde el principio de la entrega fueron apaciguadas pero, el primer aperitivo fuerte del banquete llegó con “Under the Bridge”, pieza desprendida del álbum Blood Sugar Sex Magik, una de las más elogiadas y que por si fuera poco su cálido recibimiento, fue acompañada por algunos encendedores que chispeaban bajo el escenario.

Antes, y después de abrir la velada con “Monarchy of Roses” y “Dani California”, apareció un dulce bocado contenido en el material Californication y cuando Flea, el bajista,  presentó la pista en fluido español y tono chillante: “Muchas gracias México. Esta es una canción que me gusta mucho”, de inmediato, la atmósfera fue inundada con “Otherside” y matizada con luces color púrpura.

En la recta final del buffet y antes despedirse por primera vez, la lujuria del tema “Californication” sonó. 22:30 horas, casi 90 minutos después del comienzo del concierto habían pasado, los músicos bajaron de la tarima y con las luces apagadas, apenas se podía distinguir a algunas personas del staff de ‘Los Peppers’ acomodando cables.

Y desapercibido, el baterista, Chad Smith, apareció sentado en su monstruo de platillos y tambores, tocó un solo como introducción de la siguiente canción; también, poco a poco los demás integrantes volvieron a tomar su sitio; caso particular el de Flea, quien tuvo una vuelta espectacular y caminando parado de manos, era el turno para “Around the World”, tema poderoso que hizo saltar a gran parte de público, que además era impulsado por el vocal, Anthony Kiedis, quien brincaba con los brazos extendidos y las palmas mirando al cielo.

Para el final, llegó la cereza en el pastel, “Give It Away”,  también de la producción Blood Sugar Sex Magik. Los presentes parecían satisfechos, no hubo tiempo para más y la agrupación se despidió definitivamente.

La degustación complacida por los Red Hot Chili Peppers también incluyó “Can’t Stop”, “The Adventures of Rain Dance Maggie”, “Snow (Hey Oh)”, “By the Way” y “She’s Only 18”, en esta última canción, el bajista expresó su amor por México y mencionó que el concierto era una fiesta, la cual, seguro se repetirá hoy por la noche, en el mismo lugar que ayer lució repleto.

También, durante todo el concierto, una gran pantalla detrás de los músicos complemento su ejecución y fue donde se proyectaron visuales de gran colorido; además, entre cada corte de canción, los músicos improvisaban entregando una breve pieza instrumental con mucho groove. Los cuatro elementos base de ‘Los Red Hot’ estuvieron acompañados por dos músicos invitados, repartidos en percusiones y teclados.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.