Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

48767
Papa Roach: ¡Que viva la cucaracha!

Papa Roach: ¡Que viva la cucaracha!

Diego
Figueroa @halofive

24/May/2014

Detalles

Muy temprano comenzó la música el lluvioso viernes en el José Cuervo Salón con el integrante de una banda que, hasta el momento, no se nos ha hecho ver completa en nuestro país. DJ Starscream, mejor conocido como Sid Wilson de Slipknot, fue quien comenzó el revival de aquellos tiempos en los que el metal dominaba parte del panorama musical.

Con apuro por el clima la gente fue llegando y Orgy salió al escenario para alentar el ánimo de los curiosos, porque su incursión como teloneros fue una sorpresa, porque muchos de nosotros nunca esperamos ver a esta banda en nuestro país.

Con Jay Gordon al mando, único miembro que ha sobrevivido a los 20 años del andar intermitente de esta banda, comenzaron las emociones que se intensificaron al escuchar canciones de su primer material titulado Candyass y con el cual muchos los conocimos. “Fiction (Dreams in Digital)” fue uno de sus momentos notables a la par de presentar algunas canciones nuevas, pero era cuando Jay tomaba fotos del público que coreaba el nombre de la banda que se notaba el entusiasmo por estar por primera vez en México.

“Blue Monday” de New Order no podia faltar y fue el cierre perfecto en el que Jay bajó para meterse entre el público y ofrecerles el micrófono para que lo ayudaran a cantar.

El riff de “Between angels and insects” fue el explosivo comienzo de la catarsis que los fans esperaban, Coby Dick comenzó a desgarrarse la garganta con gritos, mandando besos, pidiendo silencio y brincando de un lado al otro del escenario, “Blood brothers” hizo que los amigos se abrazaran y celebraran este esperado regreso de la banda originaria de Vacaville California que nos visitó por primera vez en el año 2001. “Broken home” para que los fans gritaran por sentirse identificados con las letras profundas y las situaciones familiares adversas, la sana catarsis de dejar todo en un concierto y olvidarse por un rato de lo que nos abruma.

“Burn” para que terminara de encenderse la noche, “Silence is the enemy” y se luchó en su contra con gritos y el canto de “La Cucaracha” a coro con un Coby Dick visiblemente emocionado por el recibimiento de la gente. “Scars” y su parafraseo en español, “Still swingin’”, el sudor y el ánimo a tope, “Lifeline” y la vida sigue para esta banda que interpreta con pasión y energía cada tema. Canciones del disco “Infest” para decir adiós después de su salida en falso: “Dead cell” y “Last resort” para cortarnos en pequeñas piezas despedazados de cansancio pero felices porque 21 años después la cucaracha sigue más viva que nunca.

Reza un dicho popular que en un invierno nuclear solo sobrevivirían las cucarachas y Cher, Papa Roach demostró que ellos lo lograrán gracias a su música y legión de fans que los siguen recibiendo como si fuera la primera vez…y ojalá alguien aplaste a Cher.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.