Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

20400
PRIMUS: De vuelta a las cavernas con el cerebro frito

PRIMUS: De vuelta a las cavernas con el cerebro frito

Cynthia
Flores @cherryflores_

12/Mar/2013

Detalles

El día llegó y las celebraciones del Séptimo Aniversario de esta, su querida y estimada revista Indie Rocks! dieron por iniciadas: Jay Lane, Larry LaLonde y el único e inigualable Les Claypool pisaron por primera vez un escenario en nuestro país para hacer lo que mejor saben hacer: derretir cerebros.

Con una expectativa y ansia acumulada por más de veinte años, el trío californiano hizo acto de aparición frente a un desquiciado y primitivo Auditorio BlackBerry en la primera de sus tres agotadas presentaciones, donde la reacción de estos al ver a sus ídolos musicales, provocó una extraña involución en su desarrollo mental, que regresándolos directito a la época de las cavernas, logró que se les olvidara no sólo cómo usar una silla, sino que contra todo uso de lógica y raciocino, aventaran cerveza a Les Claypool en plena canción ¡El poder de Primus, damas y caballeros!

Iniciando con "Those Damned Blue-Collar Tweekers" de su brillante y ya clásico álbum Sailing the Seas of Cheese, la vibración en el estómago de los asistentes por el poderoso bajo de seis cuerdas apenas daba inicio. Los astronautas y las pantallas de fondo sirvieron de perfecta compañía para una exótica y psicodélica noche de títulos como "Groundhog’s Day", "Over the Electric Gravepine", "The Toys Go Winding Out" y "The Heckler", esta última el verdadero causante donde la parte del público más cercana al escenario no sólo estalló en alaridos sino en frenéticas y disparatadas zarandeadas que pisando todo a su paso, incluyendo a ellos mismos, fue motivo suficiente para que las sillas de esa área fueran retiradas de manera inmediata.

Acto seguido, Primus ejecuta sin cuartel el desquiciante tema "Is It Luck?", donde en pleno éxtasis y frenesí un desatado aborigen tuvo la brillante idea de lanzar un vaso lleno de cerveza a Les Claypool empapándolo no sólo a él sino a su equipo: “No vamos a terminar esa canción porque el que me hayan lanzado eso quiere decir que no les gusta. Entiendo su protesta así que regresaremos en lo que limpian mi equipo con algo más suave ya que no pueden con el material rudo” dijo Les, conteniendo su ira pero siguiendo como todo un profesional.

Con un intermedio de caricaturas de Popeye tras una hora de show, el trío regresó para demostrar que no sólo Claypool es el dotado sino Larry y Jay improvisan entre distorsión y timbales para dar paso a "Dirty Drowning Man", del álbum Antipop, para seguir con más clásicos y canciones que la misma banda sabía la gente quería escuchar tras tanta espera de ver en vivo, "American Life", "Harold on the Rocks" y la ovacionada "Wynona’s Big Brown Beaver".

La noche parece dar por terminada, no antes que tras una pausa la banda regresa con unas breves palabras “La siguiente canción fue omitida de la primer parte del set después de que el hombre del pene pequeño me roció con líquido, pero como el resto de ustedes ha sido fantástico, la tocaremos de todos modos” y esa canción era nada más y nada menos que "My Name Is Mud", que como era de esperarse, incendió las localidades del lugar.

Primus vino, vio y venció durante dos horas de concierto festejando el natalicio de esta revista. La lucha aún no termina ya que es sólo la primera de un tercio de presentaciones que sin duda será difícil arrebatarles el título de “Concierto del año… del lustro… de la década… de la vida” ¡Primus para todos!

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.