35503
Muse: Nada de lo que haga será cuestionado

Muse: Nada de lo que haga será cuestionado

Cynthia
Flores @cherryflores_

20/Oct/2013

Detalles

Ante una caótica entrada al Palacio de los Deportes opacada por el tráfico, problemas para estacionar los coches y “viene vienes” abusivos, finalmente llegó la hora de ver a uno de los grupos británicos más consentidos en nuestro país.

Después de que The Ruse fuera el encargado de probar brevemente el complicado sonido que ofrece el domo de cobre, se apagaron las luces alrededor las 21:30 horas para escuchar “The 2nd Law: Isolated System” mientras que una pirámide bajaba y proyectaba el video de dicha canción. La pirámide aún escondía al trio de su audiencia más fiel que en decibeles superaba fácilmente a lo que sucedía en el escenario.

Un medio círculo a dos niveles con pantallas de LEDs entre escalones, cámaras por doquier, una pasarela atravesada entre el público, batería giratoria, rayos láser y demás parafernalia, conformaron el arsenal con el que Muse se presentó en la capital después de 3 largos años.

Confiados de estar en territorio conquistado, subió esa gran pirámide y  finalmente apareció Bellamy y compañía para recibir una ovación alucinante. Gritos, empujones, aplausos, cervezas derramadas y llantos acompañaron a “Supremacy” y “Map Of The Problematique” que fueron suficientes para confirmar que este iba a ser un concierto inolvidable para los de Devon y para miles de fanáticos.

Mi primera sospecha se confirmó después de “Panic Station”: todo lo que sucedería esa noche sería aplaudido, vitoreado y venerado. Nada sería criticado. Bellamy era Dios y cualquier movimiento sería adorado y respetado. Le siguió un repaso a su entrega de 2006 con “Resistance” como preludio a la demencia que desató “Supermassive Black Hole” y “Knights of Cydonia”.

Mi segunda sospecha se confirmó después de “Feeling Good”, ese gran cover que sentó por primera vez a Bellamy en el piano y que, aunque no llegó a los escalofriantes tonos del disco, sí daba un poco de esperanza a los fans que han estado desde el principio y que esperaban escuchar al Muse de antes, que comercialmente aún estaba opacado pero que artísticamente era sensacional. Lamentablemente, no fue así y siguió la parte menos exigente del concierto con la autocomplaciente “Follow Me”. Le siguieron otras del tipo como “Undisclosed Desires”, “Guiding Light”, “Liquid State” y  el pop de “Madness”.

El barco se enderezó y un fragmento de “House Of The Rising Sun” dio pie a la mejor parte del concierto, que despertó la euforia nuevamente: “Time Is Running Out”, “Bliss”, “Stockholm Syndrome”, “The 2nd Law: Unsustainable” y “Uprising” fue una selección acertada para escuchar lo que Muse sabe hacer mejor: distorsión, riffs memorables, una voz desquiciante y una batería iracunda.

Finalmente, el momento más introspectivo de la noche llegó en el encore y con Bellamy cantando en el piso ante un domo de cobre lleno de luces en “Blackout”. Le siguió “Starlight” y “Survival” que fueron las encargadas de terminar con este festín de veneración.

Pocas veces había escuchado una ovación tan grande como la de ayer. Fue una comunión entre un buen grupo y un gran público que no se cansó de complacer al trío de Devon con aplausos, gritos y coros.

El setlist definió perfectamente lo que Muse busca actualmente y de lo que se ha olvidado: los brutales riffs, el enojo, lo contestatario y brillante. ¿Será la maldición de Crepúsculo? ¿la cobertura y hype que la prensa inglesa le ha dado para elevarlos a niveles del terrible “stadium rock”?

No hay duda de que los que asistan a los conciertos que faltan, tendrán una gran experiencia pero yo me quedo con el concierto de 2007. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.