48045
Megadeth siempre será bienvenida

Megadeth siempre será bienvenida

Osiris
Priego @OsirisPriego

09/May/2014

Detalles

Son seis los conciertos que Megadeth ha ofrecido en la Ciudad de México durante los últimos cuatro años. Visitas en las que, ya sea conmemorando los años cumplidos de un grandioso álbum o acompañando a enormes leyendas del rock and roll, ha sabido dejar huella y ganarse un privilegiado lugar en la memoria y gusto de los aficionados.

Para quien escriba estas líneas, Megadeth tuvo un detalle enorme en el concierto de ayer; un aspecto que no sólo diferencia a éste de otros conciertos que el grupo ha dado en el país, sino que hizo que fuera uno de los mejores: abrir la noche con la perfecta "Hangar 18". No hay duda que es una de las piezas fundamentales, icónicas, mejor estructuradas y ejecutadas de la banda, y decidir abrir un recital con ella no es un acto menor, pues implica ofrecer una de tus mejores cartas desde el principio, pero con la seguridad y certeza de que tienes juego suficiente para no perder nunca.

Pero la banda no paro ahí. Este año se cumplen 20 del lanzamiento de Youthanasia (uno de los mejores juegos de palabras para nombrar un álbum), y por ello, Dave Mustaine decidió incorporar a su set varios títulos que difícilmente escucharíamos en otras ocasiones: "Reckoning Day", "The Killing Road", "Youthanasia" y, por supuesto, la clásica "A Tout Le Monde", que todo el mundo canta y corea imprimiendo su propio tono francés.

Aunque el resto del setlist fue impecable con la interpretación de temas clásicos, resulta extraño que la banda ignore su discografía de los últimos diez años, aún cuando han sido títulos de gran valor y con grandes aciertos. Tal vez  esto se entienda si consideramos que el público prefiere al Megadeth de los noventa, y que cuando la banda decide interpretar alguna canción reciente, los espectadores no responden como Mustaine esperaría, como sucedió ayer con "Guns, Drugs & Money" y "Kingmaker".

Es cierto, ya son varias las ocasiones que Megadeth pisa tierras nacionales y que las variantes entre ellas han sido pocas, pero basta ver la calidad de la ejecución de cada tema para saber que no hay pretexto alguno para dejar de verlos sobre el escenario. Simplemente, no hay modo de cansarse de ver a Mustaine y compañía interpretar, con un apego casi perfecto a las versiones originales, cada uno de los riffs y solos en cada canción.

Hay bandas que ya no hacen eso y no les importa un carajo (sí, les hablo a ustedes Metallica), pero Megadeth no, ellos conocen la fascinación y pasión que generan cada uno de sus discos y, sobre todo, saben que sería una falta de respeto ofrecer algo distinto a eso.  Es por eso que el público mexicano no se cansa de agitar la cabeza, levantar los puños y gritarles que aquí siempre serán bienvenidos.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @OsirisPriego

No es una revista, es un movimiento.