Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

35789
Matisyahu: Una gran velada

Matisyahu: Una gran velada

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

24/Oct/2013

Detalles

De las últimas noches, la del pasado miércoles fue tal vez la más fría. La tormenta amenazaba con caer, sin embargo, una lluvia moderada iba y venía; clima ideal para un show a mitad de semana. Los conciertos en miércoles son ya una constante y la gente parece agradecerlo.

Dentro del Cuervo Salón, la gente se despojó de sus abrigos y aunque vendieran café, no era necesario, puesto que desde Monterrey, Viento Roots calentaba los ánimos para la presentación de Matthew Paul Miller, mejor conocido como Matisyahu.

Minutos después de las 22:30 horas, ya con una buena dosis de reggae en los oídos, Matisyahu tomó el escenario con sus tres músicos, provocando una emoción en el ambiente que permeó hasta el más pecho frío.

"Crossroads", un track poderoso que va de menos a más, ideal para darle la bienvenida al público, sonó para anunciar un show cargado de canciones de su última producción, Spark Seeker.  El artista de inmediato se adueñó del entarimado; portando solo una playera y chamarra de mezclilla, conectó desde la primera rima con el público.

Después se escuchó "Smash Lies", en la que el oriundo de Pensilvania demostró su calidad vocal, acompañada de "Time of Your Song", "Searching" e "Indestructable", entre otras; para ese punto, el reggae y el dub ya eran hipnóticos. Matisyahu aprovechó para demostrar su virtuosismo en el beat box, cosa que el respetable celebró, además de darse el lujo de unir sus canciones con el legendario coro de "Get Up, Stand Up" de Bob Marley.

El clímax llegó en la parte final, "Jerusalem", "Sunhine" y "King Without a Crown" fueron coreadas al máximo por los asistentes; habían pasado ya más de dos horas de baile y se avecinaba lo mejor. Matisyahu invitó al escenario a todos lo que quisieran bailar mientras interpretaba "One Day", regalando una postal digna un gran concierto. La gente en el escenario llegó a ser tanta que el cantante tuvo que bajar y terminar la canción en el piso, y así, despedirse de un público que se entregó de principio a fin.

Sin embargo, después de gritar muchas veces su nombre, los músicos regresaron para cerrar con una última canción en un show que sin duda, dejó tatuada una sonrisa en quienes olvidaron el trabajo y la escuela para bailar y dejarse llevar por la buena vibra del reggae y sus subgéneros. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

No es una revista, es un movimiento.