18118
Marc Ribot's Ceramic Dog, laboratorio sonoro

Marc Ribot's Ceramic Dog, laboratorio sonoro

Pablo
Salvador

18/Ene/2013

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

La apertura de la jornada de Alterna Jazz estuvo a cargo del Power Trio: Alex Otaola, Patricio Iglesias y Aarón Cruz, quienes eligieron esta noche para grabar su primer disco en directo y resultó una probada de jazz experimental, la cual, por momentos, sonó a un corto circuito pero bien conectado por los reconocidos músicos nacionales.

Fueron seis temas que sonaron como de otro planeta, sin límites de géneros musicales; en uno de ellos se sumó Eword-John Ohm, quien aportó su beatbox freestyle con versos de rap, que terminaron por redondear una presentación novedosa.

Llegó el momento del acto principal. Entrega ecléctica y rabiosa descargó el virtuoso guitarrista Marc Ribot, quien junto a su ensamble Ceramic Dog, electrizó ayer el Centro Cultural Roberto Cantoral con ondas sonoras distorsionadas y en ocasiones improvisadas, que resonaron en los oídos por cerca de 75 minutos.

El ciclo Alterna Jazz presentó al músico experimental en su faceta más rockera y difícil de etiquetar, pero en la que se pudieron distinguir tintes de funk, punk, psicodelia y noise; así como su maestría al ejecutar los acordes de guitarra, la cual, en el buen sentido, fue maltratada y exprimida a su máxima capacidad.

El veterano artista de 58 años de edad, acompañado por los reconocidos músicos Shahzad Ismaily, bajo, sintetizadores y media batería; y Ches Smith, batería, dio una exhibición de alta escuela en un recinto con perfecta acústica, que lució a un ochenta por ciento de su capacidad (850 personas).

15 minutos antes de comenzar la densa exhibición, los tres músicos salieron a escena para afinar los últimos detalles de sus instrumentos, Marc, con guitarra en mano se sentó en una silla, la cual le dio soporte durante todo el concierto.

En punto de las 22:00 horas e impulsados por los dedos del cabecilla del trio, sonaron los primeros y poderosos acordes, el ejecutante con la mirada clavada en el piso abrió el show, en el que sonaron cortes de Party Intellectuals, por ahora su único disco con Marc Ribot's Ceramic Dog y lanzado en 2008; así como otros que no ha plasmado en algún material.

Después de seis pistas (en una de ellas Shahzad y Ches hicieron volar los platillos de las baterías; total improvisación), Marc se ánimo a hablar en español, el cual fue claro y del que se entendió: “Muchas gracias. Esta canción habla sobre una huelga”, para luego descargar "Bread and Roses".

Antes de despedirse por primera ocasión, la agrupación concedió una de sus principales cartas de presentación, "Digital Handshake"; después, los tres músicos salieron de escena, antes, Ribot se dio tiempo para expresar: “Thank you very much” y para aplaudir e inclinarse al público, que lo coreaba y aplaudía intensamente.

Tras un par de minutos, el grupo regresó a la tarima del Centro Cultural Roberto Cantoral y anunció una canción “muy, muy bella”, era el turno para "Bateau", pieza tenue, que bajó notablemente los decibeles de la actuación.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Salvador

No es una revista, es un movimiento.