Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

159618
Los Tres en SALA

Los Tres en SALA

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

SALA

Artista(s)

La magia de lo fome: Los Tres en SALA.

Es curioso cómo cambian las conversaciones de un concierto a otro. Generalmente, cuando vas a ver a una banda mexicana o latina el principal tópico siempre es el Vive Latino; en este caso, el tema que estaba en boca de todos eran los 30 años de Café Tacvba. Y cómo no, si fueron los responsables de llevar por primera vez a muchos oídos distraídos el nombre de Los Tres.

Está más que comprobado el amor que el público mexicano le tiene a la banda chilena, pues tras haber tocado más de 40 veces en nuestro país siguen comprando discos y llenando sus conciertos. Pero cabe señalar que este no era un show más, sino tal vez el más especial: era la oportunidad de escuchar completo Fome, su icónico y aclamado disco, considerado por el mismo Álvaro Henríquez como el mejor de su trayectoria.

Desde antes de que la banda telonera, Los Pandilleros, tomara el escenario, SALA estaba a reventar. Por fin, “Claus” comenzó a sonar mientras tratábamos de respirar entre una densa nube de hielo seco y eufóricos gritos. “Bolsa de Mareo” y todo se descontroló, pero no por empujones o golpes, sino porque las voces de todos los que se dieron cita se escuchaban mucho más fuertes que la banda.

Una tras otra, en perfecto orden, sonaron las 15 canciones que componen Fome, siendo “La Torre de Babel” la más grabada por celulares. Una hora exacta había transcurrido ya. Después de un pequeño descanso, los integrantes de Los Tres volvieron a tomar sus instrumentos; no podían irse sin tocar los clásicos infaltables “Cerrar y Abrir”, “Tírate”, “Un Amor Violento” y “La Espada & la Pared”.

Álvaro prácticamente no tuvo que cantar, no fue necesario, todos lo hicimos por él. Titae, que de lejos bien se podría confundir con Jack Nicholson, se veía más que feliz, aprovechando para tomar fotos cada que tenía oportunidad. Sebastián y Cuti Aste, por su lado, aprovecharon el momento que tuvieron solos en el escenario para rendir tributo al icónico baile creado por Café Tacvba para su versión de “Déjate Caer”.

Aunque el tema no se tocó durante la noche, todos teníamos contexto de la situación por la que está pasando Chile. Incluso hubo quien llevó consigo una cartulina que rezaba mensajes de apoyo al pueblo chileno. Para cerrar, la banda nos regaló “El Pueblo Unido Jamás Será Vencido”, canción de protesta e himno de la izquierda chilena original de Quilapayún.

Las luces se encendieron y nadie se quería ir. No cabe duda de que los fanáticos mexicanos son los más fieles y los más aferrados, los más cariñosos y, siempre, los más entregados.

No es una revista, es un movimiento.