7887

Los Paisajes Estelares de Mogwai...

Cortesía
OCESA

06/Jun/2012

Detalles

Definitivamente el 05 de junio no fue un día ordinario.Los terrícolas pudieron presenciar, un fenómeno auspiciado por otros planetas, que muy probablemente nunca se volverá a repetir (al menos en esta vida), me refiero a la alineación de Venus, Mogwai, y la Tierra con el Sol, mismo que provocó una ola de euforia entre la multitud que se congregó esaa noche en el Plaza Condesa.

Acariciados por los sonidos glaciares que arrojaba White Noise”, la banda evocaba a aquellas atmósferas casi inhóspitas de los ya desaparecidos “Tangerine Dream”, cuando de pronto comienzan a llover los acordes estridentes de “Rano Pano, el delirio se apodera de los terrícolas que agitan las cabezas en un baile sincopado y después, silencio... es el turno de Killing all the Flies , la voz aquosa de Barry Burns distorsionada por un “Vocoder” se anunciaba como la de un ser apocalíptico, que los transportaba nota a nota en uno de los más expresivos actos, fui testigo de cómo cada uno de l@s asistentes iba perdiendo sus máscaras y comenzaban a ser ell@s mism@s , contemplo inerte ese acto de hipnosis masiva que desnudaba a los habitantes de este planeta que se mecían entre los fluctuantes ritmos de “2 Rigths Make 1 Wrong”.

No podía faltar “Friend of the Night”, resultando casi imposible olvidar las imágenes tan clásicas en blancos que contrastan con los lacerantes carmines, que a su vez impregnan a esos seres tan finamente grotescos, que terminan convirtiéndose en escenas sutiles, junto con esas sugerentes sombras orgánicas, que con cierta ironía te invitan a un final feliz, como pudimos apreciar en su video producido en el 2006, pero finalmente cada quien ve lo que quiere ver, tal vez para much@s, sólo sean simples escenas de macramé gore.

Con “Mogwai Fear Satan” fuimos inducidos por los crudos riffs del bajo a una danza cósmica llena de caos, en un minucioso final, donde todo se convierte en lúcida calma impregnándose de una sobriedad casi ascética, Mogwai de pronto hace estallar las neuronas de los ya desorbitados terrícolas, no cabe duda que esa presentación derramó toda la sinestesia que llevamos dentro ¡Vaya manera de despedirse!

REDACCIÓN:


Minnah

FOTO:

Cortesía
OCESA