67266
Limp Bizkit: un viaje de vuelta en el tiempo

Limp Bizkit: un viaje de vuelta en el tiempo

Bruno
Muñoz Tittel

27/Mar/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

La banda estadounidense prácticamente dominaba al mundo a inicios de la década pasada y aunque es cierto que ya no se encuentra en su mejor momento, aprovechó su presentación en la Ciudad de México para demostrar que todavía tiene lo necesario para poner a saltar, cantar y gritar de emoción a sus fans.

Limp

El concierto inició con un DJ set que funcionó de fondo mientras llegaban fans de todas las edades y el lugar se llenaba de gorras, de color rojo en su gran mayoría, de los Yankees de Nueva York.

El inicio del show se fue retrasando y algunos de los asistentes, molestos por lo que pasaba, comenzaron a arrojar vasos al escenario, pero todo mejoró cuando se apagaron las luces y se escuchó la voz de Fred Durst saludando al público con un amigable “Fuck You Mexico City”, que fue seguido de los primeros acordes de “Rollin' (Air Raid Vehicle)”.

El cantante agradeció a los presentes por estar ahí, prometió que la noche sería una maldita gran fiesta y presentó a Wes Borland, quien en esta ocasión se presentó con el rostro pintado de color blanco y usando un saco, un sombrero y una bata que más tarde se quitó para quedarse en ropa interior.

El grupo tocó “Hot Dog” y un fragmento de “Master of Puppets” de Metallica, para después hacer vibrar a todos con “Nookie”, que tuvo una dedicatoria especial para todas las mujeres del público.

“My Generation”, “Livin' It Up”, “Eat You Alive”, en la cual el vocalista se metió entre el público, “Bring It Back”, un fragmento de “Pollution” y “Gold Cobra” sonaron antes de que “My Way” marcara uno de los mejores momentos de la noche con todos los fans cantando y entregándose por completo, al igual que los músicos que estaban en el escenario.

“Esto es sólo para fans hardcore de Limp Bizkit, esta es una de mis noches favoritas en toda mi vida, lo digo en serio”, mencionó un emocionado Fred Durst y luego la agrupación interpretó “Faith”, “Boiler”, "Behind Blue Eyes”, “Take a Look Around” y una buena versión de “Thieves”, original de Ministry.

Durante todo el concierto, el cantante probó que es un gran frontman y nunca dejó de interactuar con los asistentes a quienes provocaba amistosamente diciéndoles “Fuck You” sólo para que ellos le contestaran lo mismo y luego él contestaba “Fuck Me?”.

El gran final llegó de una forma insuperable con “Break Stuff” en medio de un enorme alboroto en el que los integrantes de Limp Bizkit y todos sus fans se unieron para despedirse de una gran noche.

Tal vez Limp Bizkit ya no sea la banda de rock más popular del mundo, pero sigue teniendo claro cómo debe ser un buen concierto de rock.

FOTO:

Bruno
Muñoz Tittel

No es una revista, es un movimiento.