Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

15815
La ciudad de la media noche vibra en el segundo día del One Music & Arts Festival

La ciudad de la media noche vibra en el segundo día del One Music & Arts Festival

Osiris
Priego @osirispriego

13/Nov/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

A pesar del disgusto por parte de algunos espectadores por la venta nula de bebidas alcohólicas, el segundo día del One Music + Arts se distinguió por ser una de las veladas más energéticas del año.

Pasadas las nueve de la noche, Holy Ghost rompió el clima glacial que se sentía en el ambiente del Infield del Hipódromo de las Américas. Sin que la explanada estuviera a reventar, el dúo neoyorquino logró amalgamar las palmas de los presentes con temas como "Hold My Breath", "Hold On y "Slow Motion". Después de preguntar por el estado de la audiencia, los teloneros cerraron su presentación con "Jam for Jerry", tonada que sacudió frenéticamente a los concurrentes.

Breakbot, por su parte, se apoderó del lugar estelar al momento de entonar "Baby, I’m Yours" y "You Should Know", mismo que puede escucharse en su último material discográfico, By Your Side. Sin embargo, la canción mejor recibida fue su pequeño homenaje a Junior Senior con el tema "Move Your Feet", misma que acompañó con una sonrisa mientras bebía de su botella de vodka que se encontraba a un lado de su consola.

La madrugada y el frío de noviembre se vieron sosegados por la entrada de grupo australiano Miami Horror, cuyas figuras se vislumbraban bajo una tenue luz rosada. Si bien, "Holidays" saturó la euforia de la multitud, fue "Sometimes" la que premió a la noche con el primer coro cantado al unísono. "I Look To You" estremeció con beats que convirtieron el recinto en una pista de baile de los setentas; posteriormente, Plant destruyó su guitarra bajo la dulce lluvia de champagne sin despeinarse en lo absoluto. Sin duda, una exorbitante presentación de su primer álbum de estudio, Illumination, en nuestro país.

Por primera vez en la noche, las mediaciones del escenario se vieron acorraladas de fanáticos que aclamaban la presencia de M83. Anthony Gonzalez nos hizo recordar épocas de antaño, cuando Phill Collins salía disfrazado de un ente fuera de este mundo, al emerger con una máscara de puercoespín con cuernos, acompañado de láseres en sus manos. El arrebato comenzó con "Intro", sólo para dar paso a otros éxitos como "Reunion" y "We Own The Sky". En ocasiones, Yann Gonzalez hacía su guitarra a un lado para acompañar a la dulce voz de Morgan Kibby con un golpeteo  a un sintetizador que asemejaba al sonido de un cowbell, el cual fue una oportunidad única para motivar a un arranque de furor. El público reaccionó hacia el virtuosismo de M83 el cual asemejó a una gran explosión cuando los reflectores apuntaron a un brillante saxofón mientras sonaba "Midnight City".

El frenesí fue evidente cuando una cruz iluminó el recinto. Entre miles de manos alzadas en forma de crucifijo, Justice impactó a los melómanos con un neurálgico juego de luces que resultaban de dieciocho amplificadores y una cortina de bombillas. "Genesis" lideró el setlist, copla que agitó la estabilidad de la multitud el cual se mostró ausente durante el resto de la noche. "Civilization" borró el tiempo de la mente de las personas al dilatarla durante casi diez minutos más de lo normal. "We Are Your Friends" fusionó el canto de centenas de voces en una ola fraternal que dio pie a los cánticos infantiles de "D.A.N.C.E", tema que conmovió el ambiente por las estructuras musicales que únicamente un piano puede edificar en el ímpetu del ser humano. El dúo francés se despidió abrazados de un Infield que rugía por más; ávidos de su misma locura, los asistentes sólo pudieron apreciar el espectáculo que grandes cantidades de pólvora encendieron en el cielo de aquella madrugada otoñal.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.