36357
La Cátedra de Yokozuna y el Público con Japandroids

La Cátedra de Yokozuna y el Público con Japandroids

Osiris
Priego @osirispriego

31/Oct/2013

Detalles

Ante un Pasagüero semi-lleno en una lluviosa noche de miércoles, Terrícolas Imbéciles ofreció un evento privado con Yokozuna, el dueto más potente del país, y Japandroids, dúo canadiense con un sonido ruidoso enraizado en el punk y el noise pop.

Antes de las 11 p.m., los hermanos Tranquilino salieron para dar lo que iba ser la mejor presentación de la noche. Sin ningún apoyo visual, sin pretensiones y con el gran talento que cargan en sus genes, Arturo, guitarra y voz, y José Antonio, batería y coros, mostraron lo que hacen con gran categoría y probablemente mejor que cualquier grupo del país: homenajear al rock furibundo, violento y primitivo enraizado en el blues rock y el hard rock de los 70's, que se mezcla con sus ya características letras sugerentes y sexuales que nos dicen: “a la mierda, no te tomes las cosas muy en serio”.

A pesar de que el inicio del set y la recepción del público fue un poco fría, una de las primeras en dar la cara fue “Caliéntame” con su riff iracundo y obscenidad. Llegó otro riff bestial con “Crank” y “Ya No Queda Nada De Mi Amor”, y para “Prometea”, fue la primera ocasión en la que Arturo usó la guitarra de 12 cuerdas para acompañarse en voz por una de las chicas de Ruido Rosa. Continuaron “No Mames Que Todavía Sigues Aquí” y “Sangre Llama Sangre”, con un gran solo de batería y un homenaje a Ivonne, su madre que lamentablemente se encuentra en mal estado de salud.

El único momento gris del set llegó con el segundo invitado, el rapero Eric “el niño” en la canción “Sexo y Mariguana”, que al final fue rescatada por otro gran riff pero opacada con una rap fuera de lugar. Llegó el lamentable momento en el que Yokozuna debía terminar su set. “Boom Boom”, 12 cuerdas, un solo que rinde tributo descarado a héroes como Jimmy Page y Tony Iommi, una batería monótona pero iracunda que explotó en otro gran solo y un poco de “Paranoid” de Sabbath dieron paso a “Sed de Venganza”, tal vez la pieza más política de los hermanos Tranquilino, con la que terminaron un gran set.

Pasada la medianoche llegó el dueto canadiense JapandroidsBrian King, guitarra y voz que hoy celebra su cumpleaños, y David Prowse, batería y voz, se vieron ante la difícil tarea de hacerlo mejor que Yokozuna.

La ovación en el Pasagüero no esperó ni siquiera a que terminara “Adrenaline Nightshift”, siguió “The Boys Are Living Town” y “Fire’s Highway” con sus coros americanizados que me remontan al soundtrack de esas burdas películas de adolescentes americanos emborrachándose. Continuaron con “Heart Sweats”, una de sus canciones más interesantes en la que prueban influencias más oscuras al igual que con “Sovereignity”.

El festín de aplausos y complacencias seguía y llegó “Rockers East Vancouver”, “Wet Hair”, “Evil's Sway” y “Younger Us” para seguir con ese sonido pop punk digerible, poco contestatario y complaciente. Otros buenos momentos fueron “Crazy/Forever” y “I Quit Girls”, menos amigables y más enfocadas al noise rock que dio entrada a “The House That Heaven Built”, sencillo de su último disco.

Entre cervezas y mezcales, la larga jornada finalmente terminó con una de las mejores, tal vez la mejor: un ruidoso y sucio homenaje a The Gun Club y “For The Love Of Ivy”. A pesar de que la recepción del público con Japandroids fue infinitamente superior, y que los canadienses desataron por momentos codazos y empujones, Yokozuna es musicalmente superior. Son géneros distintos, pero hay algunos casos excepcionales en los que después de ver a la banda “abridora”, la experiencia con el acto principal se puede ver opacada por el talento de los primeros.

¿Será el malinchismo del mexicano lo que a veces no nos permite abrir los ojos y valorar a una gran banda mexicana? Yo me quedo con Yokozuna.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.