91896
Korn en el Pepsi Center WTC

Korn en el Pepsi Center WTC

Bruno
Muñoz Tittel @Bruno_Muti

27/Abr/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

Seguimos siendo Childrens of the Korn.

El perímetro del Pepsi Center WTC comenzó a poblarse rápidamente ante el anochecer tardío provocado por el cambio de horario. En su interior, un cuarteto de enmascarados invadía el escenario para predicar su mensaje de Terror Universal. Con una dinámica sonora que por momentos evocaba a Mudvayne, este proyecto alterno de integrantes de Ill Niño fue el aditivo perfecto para comenzar el incendio: el calor sofocante, el humo de la nicotina prohibida, el correr de la cerveza que se vio volar ante la orden de abrir fuego: Are you ready?

Ante el mando de Jonathan Davis comenzó el frenético saltar con “Blind”, los gritos de emoción, el desfogue absoluto. Después, los riffs de “Right Now”, el momento adecuado; “Here To Stay”, el lugar perfecto; “Love & Meth” para los diferentes tipos de parejas entre los asistentes: los que cuidan celosamente a sus novias y otros que incluso juegan con ellas a hacer slam.

“Somebody Someone” para levantar los brazos como ademán de bienvenida a Korn en su séptima visita a nuestro país que ha sido testigo de su mutación creativa y de la inclusión de nuevas tendencias en su sonido, “Narcissistic Cannibal” como muestra de estos cambios y “Falling Away From Me” para regresar a aquel tiempo cuando el muñeco de trapo como ambientación en el escenario adornaba una de las 4 portadas del disco Issues.

El preludio de “Shoots and Ladders” como llamado a la batalla, cual guerreros escoceses que chocan unos a otros ante los saltos y el movimiento que provocan los riffs de Head el iluminado, el eterno Munky y los golpes al bajo de Fieldy. “Hater” para calmar la tormenta, el momento de admirar la habilidad de Ray Luzier en la batería y su forma de manipular las baquetas en el aire. “Did My Time” para reiniciar las hostilidades, uno de los momentos más notables de la noche ante el manifiesto de “Faget”: somos diferentes en un mundo normal, aquellos que brincan y emulan tocar una guitarra, los que gritando liberan sus demonios.

“Another Brick In The Wall” rindiendo honores a la influencia de Pink Floyd y el gran final para seguir al líder, el combo “Got The Life” y “Freak on a Leash” por aquellos días de gorras one size fit, tenis, pantalones cargo y playeras de talla extra. Eventualmente volveríamos a la normalidad pero aquel último encore fue liberador e ideal, una última oportunidad para cantar y para agradecer a Korn que haya complacido a sus viejos y cansados fans y a aquellos que en los hombros de sus papás los vieron por primera vez.

FOTO:

Bruno
Muñoz Tittel @Bruno_Muti

No es una revista, es un movimiento.