63572
Klaxons, esto aún no ha terminado

Klaxons, esto aún no ha terminado

Cortesía
Auditorio Nacional por Carlos Alvar

29/Ene/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Lunario del Auditorio Nacional

Artista(s)

Quizá Klaxons sean una de las pocas bandas que no encuentran conflicto al ser catalogadas como indie, pese a su amplio abanico de influencias. Un grupo que inició en épocas de Myspace y tuvo que moverse con discográficas independientes en sus early years. El paso de los años le otorgaron un sólido fanbase hasta en lugares remotos como México, mismo que tembló al enterarse del posible rompimiento de la banda.

En octubre, con gran anticipación, se anunció su visita a nuestro país, la cual podría ser la última. La respuesta estuvo a la altura. Minutos después de las 9 de la noche, los cuatro de Londres saltaron al escenario vestidos de blanco. La espera no fue larga, ya que ningún acto abridor fue contemplado.

Con Atlantis to Interzone inauguraron la primera fecha (la segunda será hoy por la noche), el público, dividido en general A y B (teniendo una mayoría de la audiencia en la parte de atrás), se entregó desde el segundo 1. La tarima cercana al escenario temblaba con los agresivos saltos de los seguidores al tiempo que "Flashover" sonaba.

Más de 7 años han pasado desde que los londinenses lanzaron su primer sencillo de 7 pulgadas en vinil, "Gravity’s Rainbow". La distancia no fue obstáculo para el público que cantaba cada letra de principio a fin, desde aquel primer single, hasta "There is No Other Time", tema de su último larga duración.

Entre el júbilo y las fuertes líneas de bajo de Jamie Reynolds, la química entre la banda se mostraba distante y fría, tocando canción tras canción sin decir mucho a la audiencia. El ambiente fue cambiando a medida que transcurrió el show, de pronto Jamie alzaba la mirada asombrado y cautivado por un público que parecía decirle “todo estará bien”.

El mismo James Righton (vocal y teclados), se apartaba de tiempo en tiempo para bailar y practicar su limitado español. "Twin Flames", "Golden Skans", e "Invisible Forces" continuaron su nutrido setlist. Desbocados en sus respectivos instrumentos, Simon- Taylor Davies, apartado en una esquina concentrado en lo suyo, fueron preparando el camino para el encore.

"Echoes" y "Atom to Atom" re-encendieron el fervor inicial del respetable, en la zona B se observaban chicas bailando encima de los hombros de sus acompañantes. Klaxons abandonó el escenario por un muy breve momento para finalizar con "A New Reality", "The Bouncer", "Four Horsemen of 2012" y "Children of the Sun".

Aunque imprevisible el futuro de los londinenses, la huella e influencia que dejaron en una generación autollamada indie, no será en vano. Klaxons se despidió de su público con "It’s Not Over Yet", dejándolos con la esperanza de que, en realidad, esto no haya terminado.

REDACCIÓN:

Luis
Mata

FOTO:

Cortesía
Auditorio Nacional por Carlos Alvar

No es una revista, es un movimiento.