87056
Inspector en el PEPSI Center WTC

Inspector en el PEPSI Center WTC

Agustín
Cervantes

08/Feb/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

Una gran fiesta para una gran banda: 20 años de Inspector

20 años, seis discos (siete si cuentas el último con nuevas versiones de sus éxitos grabados en vivo), muchas canciones talladas en la memoria de una generación que creció a ritmo de ska. Desde Monterrey, Nuevo León, Inspector trajo la celebración de sus primeras dos décadas de existencia a la Ciudad de México. El Pepsi Center WTC, lleno, recibió a los regios con los brazos abiertos. Miles de jóvenes y no tan jóvenes, cantaron a todo pulmón esas letras de amor y desamor que marcaron algún momento de su vida mientras se entregaban al baile y la cerveza porque, al fin y al cabo, de eso se trata Inspector: de unidad, cerveza y ska.

Skapital Sound fue la banda encargada de abrir el festejo. Con un ska tradicional, apegado al sonido originario de Jamaica, durante media hora pusieron a bailar a los pocos asistentes que ya se encontraban en el lugar. A pesar de que no recibieron una gran atención, sí lograron sacar aplausos y uno que otro grito de aliento a un público difícil que esperaba, además de los estelares, a los otros dos grupos invitados: Sekta Core y Los Victorios.

Fue Sekta Core, con un ska cargado de energía, la banda que realmente prendió la mecha del festejo. Durante tres cuartos de hora, los chilangos hicieron un repaso por su discografía, enfocándose en la primera época del grupo. “Delfino”, “El Fantasma de la Rana”, “Cool Cats” y “Zona del Terror”, fueron sólo algunas de las canciones que abrieron el slam y empezaron con la lluvia de cuerpos provenientes de los círculos “de paz” (como fueron bautizados por Roco de Maldita Vecindad).

Después llegó el turno de Los Victorios, otra leyenda del género en nuestro país. A diferencia de Sekta Core, la banda encabezada por Hector Carrillo “El Chino”, no se entregaron a la nostalgia y se enfocaron en los temas de sus dos recientes discos, aunque eso sí, rescatando canciones del viejo Salón Victoria, siendo estas las mas coreadas de la noche como se demostró en el cierre de su presentación con “Sol de Media noche” y “Si Tu Boquita Fuera”.

Pasaban las diez de la noche, ya habían pasado tres horas desde que el ska se adueñara del recinto, y aún faltaba lo mejor. Mientras las notas de “Es Por Ti” empezaron a sonar, el lugar pareció llenarse como por arte de magia. No es que estuviera vacío, pero no parecía que hubiera tanta gente hasta que los regios empezaron a tocar.

Los fans más aguerridos disfrutaron la forma en la que abrieron el show, pero se volvieron locos cuando se dieron cuenta que “Deja Ya de Mentir”, canción de su primer (y muchas veces olvidado) disco, Blanco y Negro. Continuando con la nostalgia, siguieron los temas de su segundo disco, Amargo Adiós, “El Relato” y “Sin Rencor”, las cuales pusieron a todos a bailar, mientras dedicaban la canción a sus malvados ex novios(as), o al menos eso parecía, ya que los celulares salieron de las bolsas de sus dueños para realizar llamadas dedicatorias.

“Isla Jamaica”, “El Dejado” y “Ruby Soho” (cover a Rancid) mantuvieron el ánimo, pero no fue hasta “Grito de Unión”, de su primer disco, que los fans más viejos pudieron revivir la primera época de la banda, aquella en la que la fórmula del romance aún no había sido descubierta por Inspector.

Después siguió “Te He Prometido”  para regresar al siglo XXI, seguida de “No Piensa En Ti”, “Inspiracional” y “Como Un Sol”. Esta última regresó los celulares a modo llamada, esta vez, seguramente, para intentar arreglar el corazón roto o intentar realizar una nueva conquista. También fue el inicio de una seguidilla de canciones de su segundo disco entre las que desfilaron la romántica “Las Tijeras” y la simplona “Cara de Chango", que sirvió para revivir a los enamorados que ya no podían con tanto romance. “Me Estoy Enamorando”, “Y Qué”, “Osito Dormilón” y “Araña ska” (otra canción rescatada del baúl de los recuerdos) cerraron la primera parte del show para dar paso al encore.

Después de un par de minutos que sirvieron para hacer un viaje express a los puntos de venta de cerveza, Inspector regresó para interpretar “Busco Amor”, su más reciente sencillo. Después invitó al escenario a Roco de Maldita Vecindad, para interpretar "Amnesia", canción que grabaron juntos hace 15 años y que los sacó del anonimato y que los llevó a los grandes escenarios. Al terminar, Roco se quedó en el escenario para interpretar “Supermercado”, original de La Maldita Vecindad. El show terminó con un pastel, un mariachi y la canción más exitosa de la banda, “Amargo Adiós”.

Así se resumieron 20 años de historia, dos décadas de ser referente de una escena que lucha día a día por sobrevivir alejada de los grandes reflectores pero que continúa ganando adeptos. Inspector fue, es y será un referente obligado a la hora de entender el ska hecho en México. Quedó demostrado con un show lleno de éxitos, en un foro casi lleno y con una calidad interpretativa al nivel de los grandes, porque eso es lo que estos regios son: grandes.

REDACCIÓN:

Ruy
Martínez

FOTO:

Agustín
Cervantes

No es una revista, es un movimiento.