30230
Illya Kuryaki and the Valderramas: Pegajoso funk, corrosivo rap

Illya Kuryaki and the Valderramas: Pegajoso funk, corrosivo rap

Javier
Rincón

09/Ago/2013

Detalles

El pasado jueves regresó a tierras defeñas el dúo argentino Illya Kuryaki and the Valderramas para deleitar a sus más fervientes seguidores, y aunque afuera el clima era lluvioso y triste, adentro el ambiente era otro, especialmente cuando se escuchó el llamado tribal de: “¡CHACO!” y el salto al escenario de Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur, quienes al disparar las primeras rimas, lograron encender al público de inmediato como si de un mágico switch se tratara.

La concurrencia se puso a sus órdenes de inmediato, siguiendo el característico vaivén cadencioso de una presentación de rap. Los chicos le entraron de frente al compromiso que tenían con sus admiradores soltando una serie de éxitos de los tres álbumes que cimentaron su carrera: Chaco, Versus y Leche; incluyendo también el reciente éxito Ula Ula, y del primer material nuevo del grupo en más de diez años: Chances. El dúo no escarba en su repertorio más allá de 1995, dejando de lado los temas del relativamente desapercibido álbum Horno Para Calentar Los Mares y el debut Fabrico Cuero. Los asistentes bailaron frenéticamente al ritmo funk de “Jaguar House”, “Jugo” y “Latin Geisha”, antes de dar paso a un momento emocional en la noche cuando Dante le dedicó la bella balada “Águila Amarilla” a su fallecido padre: Luis Alberto “El Flaco” Spinetta.

Emmanuel no se quedó atrás, se colgó la “strat” cuando acompañó en guitarra rítmica y refinó con su Les Paul dorada entrando al “quite” con uno que otro solo. Su sincera interpretación de “Ruégame” tuvo al público cantando cada palabra, quienes en general corearon la letra de cada uno de los diecinueve temas, incluyendo los nuevos. Desde el corrosivo rap de algunas rimas como “Te leo mi cuento, te entierro mi morsa!” de “Remisero”, bailables de rigor como la pegajosa “Jennifer Del Estero”, aquella oda a mover el bote: “Coolo”, hacia otras baladas como “Abismo” y la majestuosa “Expedición al Klama-Hama”.

IKV no desaprovechó la oportunidad de presentar material nuevo: once de los diecinueve temas para ser precisos, incluyendo el estreno en escenario de la sensual “Amor”, introducida por Emmanuel en honor al día que se celebraba esa noche: El día del orgasmo femenino. La concurrencia se validó a si misma como auténticos fieles del grupo, bailando y cantando los nuevos temas como si fueran de 1996 también, incluyendo a Cristian Castro quien “la estaba pasando” en el área de los DJ’s, pero no en la VIP “porque los guailos no entran al Chaco". 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Javier
Rincón

No es una revista, es un movimiento.