24636
Hell & Heaven Metal Fest 2013 Dia 1
Hell & Heaven Metal Fest 2013 Dia 1

Hell & Heaven Metal Fest 2013 Dia 1

Luis
Ascanio @lascaniophoto

20/May/2013

Detalles

La espera había terminado; las ansias, rumores, temores y dudas se disiparon. El infame Hell and Heaven Metal Fest vio una vez más la luz y con un cartel lo suficientemente sólido como para congregar gente de toda la república mexicana y hasta norte y Sudamérica. La perla de occidente se vistió de negro, ondeó su cabello largo y apestó a borracho sudado durante más de doce horas de su primer día de furia metalera.

Como es costumbre de los eventos masivos, durante las primeras horas la asistencia es reducida y dispersa, recibiendo con pocas palmas a los primeros actos. Debido a una hora de retraso en los escenarios principales, el primero en prender sus amplificadores fue el Monster Stage, en donde independientemente a que bandas como Fausto, Urtikaria Anal y Profanator demostraron que hay más y mejores bandas en México que Resorte o Agora, su remota ubicación apenas congregó a 50 o 60 personas aproximadamente, quienes esporádicamente aparecían hasta que Warbringer llegó desde California para sobrellenarla sin dejar espacio para siquiera respirar.

De vuelta al cumulo de polvo que se había convertido la explanada de la Arena Vicente Fernández Gómez, la primer y más grande precariedad del festival fue la proximidad del escenario principal con el segundo, es decir el Hell y el Heaven Stage estaban a no más de un kilómetro entre si, provocando que actos simultáneos sonaran como ruido de fondo entre las canciones del otro.

Con la presencia de dos grandes del thrash nacional, Draksen y Transmetal, los primeros cates y empujones de dejaron ver bajo el infernal y desalmado sol tapatío; seguido Butcher Babies, quienes frente a varios cochinos y morbosos sedujeron con los decibeles de su autodenominado “slut metal”, para dar paso a Dokken, leyendas del metal ochentero que con "Tooth and Nail", "The Hunter" y por supuesto "Breaking the Chains", dejaron en claro que las fallas de audio serían también tema de conversación durante el evento.

Cabe rescatar que al momento de subir al Heaven Stage, los miembros de Origin dejaron algo muy en claro, y fue que la zona preferente del escenario principal provocaba una grieta muy grande entre públicos evitando que acontecieran buenos pits debido a las barricadas “Este es el escenario donde sin pagar un centavo más podrán experimentar lo que es un verdadero encuentro de metal, queremos verlos locos y nos muestren como se hace en México un verdadero pit” decía su vocalista Jason, dando paso a Día de los Muertos, que de igual manera congregaron una considerable cantidad de asistentes que pasaban por alto a Moonspell, quienes en el otro escenario, a plena luz del sol, exhibían una manta con la Luna invocando a los espíritus de la noche.

Tras litros de cerveza voladora y cúmulos de greñudos desmayados, los maestros del hardcore y el crossover aparecieron frente a la enorme manta que rezaba Suicidal Tendencies, arremetiendo con "You Cant Bring Me Down", "Institutionalized" y "Send Me Your Money", seguidos de un remolino de polvo producto de hasta tres circle pits simultáneos al ritmo de "Cyco Vision", "I Saw Your Mommy" y "Pledge Your Alliance". “!Dios mío, tenemos que regresar lo antes posible!”, gritó Mike, mientras pegaba de brincos por todo el escenario que sin previo aviso cambio el orden de bandas siguiéndole Testament y no Epica a su impecable presentación.

“No importa si son black metal, speed metal, thrash metal o groove metal, todos coincidimos en una sola cosa: Slayer”, dijo Christian Machado, vocalista de Ill Niño, antes de "I Am Loco"en lo que sería la primera de muchas odas al fallecido Jeff Hanneman, guitarrista de Slayer, que hace menos de un mes murió a causa de una falla hepática.

Una vez acabado el set de los nativos de Nueva Jersey, la masa de gente corrió a ver a Testament, donde "Into The Pit", "Practice What You Preach" y "Over The Wall" sonaron mejor que nunca gracias al audio corregido y aumentado, dejando cansados y sudados a quienes de igual manera huían de Epica de regreso al otro escenario a lo que fue el acto más increíble y surreal de la jornada: Sodom.

Desde Gelsenkirchen, Alemania, el emblema del thrash teutón acribilló sin más que un conjunto de bajo, batería y guitarra que acompañado de más de treinta años de trayectoria, desató una enorme polvareda, producto de gritos, vueltas, patadas y puños al aire. "Agent Orange", "In War and Pieces", "Outbreak of Evil" y hasta "Surfin Bird", de The Trashmen, dieron cátedra de cómo es un concierto de thrash, de cómo hay elementos y factores en la música que aun pueden aterrorizar y petrificar al espectador.

La noche sobre la explanada, la enorme pared de polvo aunada al juego de luces tras Tom, Bernemann y Markus creó un panorama que dejó sin aliento y enchinó la piel, y que de no haber sido por la llegada de Anthrax para recordar que se seguía en la Tierra y no en el inframundo, muchos hubieran quedado traumados.

De vuelta al Hell Stage, finalizado el somnoliento recital de los holandeses ñoños sinfónicos de Epica, la gran figura de Nueva York, y uno de los mercadológicamente aceptados Big Four, subió por vez primera a un escenario de Guadalajara para mostrar quien mandaba.

El carismático Joey Belladonna, quien brilló como el mejor frontman del evento, se acercó al publico y no dejó que ni por un segundo decayera la energía ni la velocidad: "Among The Living", "Indians", "Madhouse", "Antisocial", "N.F.L." y más clásicos. Sin perder el tiempo, Anthrax de igual manera rindió homenajes a sus hermanos caídos al tocar los primeros estribillos de "Raining Blood", original de Slayer, en memoria a Hanneman además de dedicar el tema "In The End" a Ronnie James Dio y Dimebag Darrell.

La presentación llegó a su fin con "I Am The Law"Joey Belladona, Charlie Benante, Jonathan Donais cubriendo a Frank Bello, y por supuesto el barbudo y pelón Scott Ian cerraron la noche con un “GUADALAHELLYEAH!” que entre risotadas y aplausos del público, dejaron a todos más que felices, ya que a pesar de las repetidas fallas, retrasos, cambios, y contraproducente posición de los escenarios, las bandas como siempre rescataron el evento. Bien lo decía el cartel: el cielo y el infierno.

Día 2.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Luis
Ascanio @lascaniophoto

No es una revista, es un movimiento.