Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

49738
Gorillaz Sound System: Russell Hobbs no es Gorillaz

Gorillaz Sound System: Russell Hobbs no es Gorillaz

Ian
Rodríguez @IanRS_

07/Jun/2014

Detalles

Al término de la noche, con los pies cansados y los ánimos bajos, no fueron menores los murmullos que anunciaron que todo había sido un fiasco. Las expectativas de más de uno no habían sido satisfechas y un dejo de decepción era perceptible entre las voces que abandonaban el Vive Cuervo Salón. La queja: lo que Remi Kabaka Jr. ofreció bajo el concepto de Gorillaz Sound System, no es lo que el mundo conoció a finales de los noventa de la mano de Damon Albarn y Jamie Hewlett, hecho que para muchos fue un insulto a su condición de fan.

El maratón de beats dio inicio con una atractiva sesión por parte de Frege, trío de mexicanos que mediante sofisticación experimental que transita por el noise y el minimalismo, logró que los pies comenzaran a moverse a un ritmo agradable. Tras ellos, Simpson Ahuevo se adueñó de las tarimas con su hip hop aderezado con ritmos funk y rimas lascivas. No es extraña la elección de este vato norteño para compartir escenario si se considera que hay un vínculo entre éste y Gorillaz, quienes también beben de las aguas del hip hop; sin embargo, para quien escribe estas líneas, ese vínculo es falso e inexistente.

Poco antes de que Remi Kabaka nos mostrara sus habilidades, al escenario subió Andrés Fernández, una de las mentes detrás del bizarro proyecto The Wookies que en su faceta solista, se presentó bajo el pseudónimo de Andre VII. No hubo mejor elección para un warm up efectivo previo al plato principal, pues los remixes de este guanajuatense consiguieron el despabile total del cuerpo en perfecta sincronía con los movimientos de las piernas y los pies.

Llegó la hora: Gorillaz Sound System, en formato DJ Set, subió al escenario para iniciar un recorrido por los tracks ya conocidos de Gorillaz más la suma de beats propios y remixes de otros materiales. Remi Kabaka, ataviado con un penacho, fue acompañado en cada pieza por visuales propios y pertenecientes a la banda de 2-D, Murdoc, Noodle y por supuesto Russell, quien resulta ser su propio alter ego.

Puede que la cuestión de la noche haya sido que tal vez por el formato en DJ set, Kabaka no se apegó tanto a los temas que han elevado a Gorillaz al estatus que tiene hoy día. En lugar de ello dio rienda suelta a la improvisación y creación de remixes que resultaron ajenos para más de uno, pero la respuesta y justificación a ello es muy sencilla: Kabaka, o Russell Hobs, sólo es una de las piezas, pero en definitiva no es Gorillaz. Si partimos de esto, el olor a fiasco y decepción resulta absurdo.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Ian
Rodríguez @IanRS_

No es una revista, es un movimiento.