Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

29075
Glassjaw: Los Extremos Imposibles

Glassjaw: Los Extremos Imposibles

Osiris
Priego @osirispriego

28/Jul/2013

Detalles

Una ocasión única e irrepetible aconteció la pasada tarde en el Pasagüero, perpetua e inolvidable, donde una verdadera banda de culto se encontró con una generación de acólitos que viendo el sueño imposible, por el que jamás claudicaron, hacerse realidad: desde Long Island, Nueva York, Glassjaw.

La espera una eternidad; cada segundo, cada instante, cada momento, y no se diga la semana extra por la cancelación del vuelo que debió traerlos 6 días antes, todo valió la pena al momento en que Daryl Palumbo tomó el entarimado y lo hizo suyo; sonó “Mu Empire” y el incomparable sonido de toda la reducida audiencia cantando como uno solo, como un entregado cuerpo al unísono, desató las propias emociones del vocalista que con la cara roja de sorpresa volteó a ver a sus compañeros guardando silencio ante semejante recepción.

Siguió “Pink Roses”, y por igual, el quórum se desgarró la garganta bajo las intensas luces del escenario. Continuó “Jesus Glue” y se abrió un open pit para que las patadas y empujones equiparables a un Chavo Del 8 borracho hicieran acto de presencia. Apenas iban tres canciones y se podían ver abrazos entre la audiencia, manos en hombros y sobre todo caras de conmoción ¿qué estaba pasando? ¿qué tipo fenómeno o milagro meteorológico que una vez en la vida se puede ver estaba frente a ellos? Bastaba escuchar con atención para entenderlo; la música de Glassjaw de eso se trata, es una explosión de emociones, son los extremos de la ira y la tristeza: “Tip Your Bartender”, “Ape Dos Mil” y “Black Nurse”, de impecable instrumentación por parte de Justin Beck, Manuel Carrero y Durijah Lang, son pesadas y agresivas, complejas y elaboradas, crudas y directas al corazón.

Con pocas palabras, un tanto agresivo y algo desorientado, Daryl se dirigió al publico como si fuese obligación ante el más que caluroso recibimiento “¿Les gusta la música?” y “¿se la están pasando bien?” evidenció el mismo desvarío del cantante que realmente no sabía como dirigirse a, posiblemente, el público más eufórico que había visto en toda su carrera. Desatando los últimos puños al aire y el último slam entre una audiencia que claramente rebasaba los 25 y hasta 30 años de vida. Glassjaw se retiró con “Siberian Kiss” y “Babe” sin decir nada, sin regresar y dejando a unos exhaustos y a otros con ganas de más.

¿Qué tan factible sea que vuelva a suceder o que sea una inspiración para posibles visitas de Quicksand, Jawbreaker o Hot Water Music? ¿Qué condiciones y circunstancias tuvieron que ocurrir para que esta banda pisara suelo mexicano? No hubo tiempo de hacerse esas preguntas de la misma manera en que tampoco habrá si sucediera. Glassjaw estuvo en México y es todo lo que se necesita saber. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.