Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

22908
Foals: detonando el frenesí en el Plaza Condesa

Foals: detonando el frenesí en el Plaza Condesa

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

24/Abr/2013

Detalles

A un par de días de haber brindado una explosiva presentación en CoachellaFoals se escabulló de su gira por Estados Unidos para repetir la hazaña ante los presentes en una noche exorbitante, llena de furor y arrebato en las inmediaciones de la Ciudad de México.

A pesar de que fue noche de lunes y el calor era un tanto insoportable, el Plaza Condesa se vio abarrotado, cuestión que no era para menos dado el gran número de seguidores mexicanos que han apoyado a la banda desde sus inicios, allá por el 2005.

Minutos después de las nueve de la noche, las luces principales se mitigaron para dar cabida a "Prelude", melodía que brilló por los arreglos de guitarra  que Yannis Philippakis impregnó al compás de las percusiones de Jack Bevan que dieron pie a que Walter Gervers mostrará también su virtuosismo en el bajo con "Inhaler", tema que asemejó a un banderazo de salida para una velada repleta de energía.

Los primeros dotes sonoros de "Olympic Airways" arrebataron el aliento de la multitud, coreándola unísono, mientras que miles de abrazos imitaban a los de Yannis que no paraba de moverlos de arriba abajo. El segundo disco del grupo hizo su aparición con "Miami""Blue Blood" y "Total Life Forever", mismo que por un momento tranquilizó el sobresalto para exclamar Go Down una y otra vez, sólo para que un abrir y cerrar los ojos, los saltos ensordecieran el lugar.

"Milk & Black Spiders" brindó una atmósfera más íntima, calmando los saltos y exaltando el lado romántico de la banda que se agudizó de sobremanera con "Spanish Sahara", copla que puso a Jimmy Smith en el piano, resultando en un dueto que nos proponía dejar el horror y la furia de nuestra cabeza en el ambiente.

"Late Night" fue sin duda uno de los highlights de la noche. Mientras la voz de Yannis nos llamaba a quedarnos, el orden ascendente de la canción se fusionó con un solo de guitarra que resaltaba porqué Foals es una banda que, además de ser sumamente agradable en el escenario, es talentosa y hábil en lo que hace. Entre aplausos y gritos, Yannis vertió los restos de una botella de agua sobre su cabeza, suceso que avivó los ánimos de la gente.

Pero llegó "Providence" y como es habitual, al articular “I’m an animal just like you” un chispazo incendió la energía de Holy Fire y se introdujo en el cuerpo de Yannis, quien no pudo aguantar las ganas de aventarse al público en plena canción, siendo llevado por las manos de los fanáticos de un lado a otro. Claro, sin dejar de tocar en ningún momento.

El frenesí se hizo presente cuando un bombo apareció en el escenario. Armado con dos baquetas, Yannis golpeó en el centro de la enorme tarola, advirtiendo la llegada de "Electric Bloom". El golpeteo retumbó en el recinto, contagiando su estruendo a los pies de las personas que no aguardaron ni un segundo para saltar al ritmo de los armónicos de Jimmy. Antes de pasar al encore, Yannis azotó el micrófono en el bombo, dejándonos anonadados.

El regreso fue marcado por "Moon", balada que amenizó al espacio de una manera bastante agradable, seguida por  "My Number", canción que como era de esperarse, puso a cantar a 1,600 gargantas que celebraban la llegada del tercer disco del quinteto de Oxford. El telón cayó tras "Two Steps, Twice", galardonando una noche que, sin duda, no será olvidada por ninguno de nosotros.

 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete